Los Blandengues de la frontera – Las primeras milicias patrias.

Otro punto de unidad en nuestra Patria es la formación de los Blandengues.

«El 31 de agosto de 1724 en Santa Fe y por orden del entonces Gobernador de Buenos Aires Don Bruno de Zavala crea dos compañías de milicias a las que llamo “Partidarios de la Frontera”. Este es pues el inicio de estas primeras milicias en suelo patrio: La banda riental, Buenos Aires, Santa Fe.
El éxito de estos cuerpos de milicias de caballería que pasaron a llamarse BLANDENGUES porque movían sus armas a modo de saludo frente a las autoridades constituidas, llegó a Montevideo y es precisamente que el virrey Don Pedro de Melo dispuso el día 7 de Diciembre de 1796 la creación del Cuerpo de “Blandengues de la Frontera de Montevideo “de igual organización, funciones, uniformes y armamentos que sus antecesores de Buenos Aires, comienzan sus actividades formales el 23 de septiembre de 1797 y el 6 de Octubre de ese año se nombra a su primer Comandante que fue el Sargento Mayor Cayetano Ramírez de ARELLANO, se forman ocho Compañías de 100 efectivos cada una.-

Si bien las tres Compañías de Blandengues nacen en 1752 y aprobadas formalmente por el Rey de España Carlos lll en 1760, estas tropas tuvieron etapas de desorganización por distintos motivos por el cual sus integrantes desertaban (para volver a sus actividades rurales o por lo difícil de sus funciones milicianas y la vida en el cantón), fue, precisamente, en los tiempos del virrey Juan José de Vértiz y Salcedo que en 1779 organiza y reglamenta las funciones de los Blandengues.» ( Profesor Julio Marchini)

El Origen – Artigas – 02 – Los Blandengues

Pa´ Los Blandengues – Facundo Picone

Chascomús: Padre Raúl Sidder describió indumentaria de Los Blandengues

Los Carreteros

Otros fuentes:

En wikipedia hay buen material para profundizar.

Milonga para los Orientales – Jorge Luis Borges

Milonga que este porteño
dedica a los orientales,
agradeciendo memorias
de tardes y de ceibales.

El sabor de lo oriental
con estas palabras pinto;
es el sabor de lo que es
igual y un poco distinto.

Milonga de tantas cosas
que se van quedando lejos;
la quinta con mirador
y el zócalo de azulejos.

En tu banda sale el sol
apagando la farola
del Cerro y dando alegría
a la arena y a la ola.

Milonga de los troperos
que hartos de tierra y camino
pitaban tabaco negro
en el Paso del Molino.

Milonga del primer tango
que se quebró, nos da igual,
en las casas de Junín
o en las casas de Yerbal.

Como los tientos de un lazo
se entrevera nuestra historia,
esa historia de a caballo
que huele a sangre y a gloria.

Milonga de aquel gauchaje
que arremetió con denuedo
en la pampa, que es pareja,
o en la Cuchilla de Haedo.

¿Quién dirá de quienes fueron
esas lanzas enemigas
que irá desgastando el tiempo,
si de Ramírez o Artigas?

Para pelear como hermanos
era buena cualquier cancha;
que lo digan los que vieron
su último sol en Cagancha.

Hombro a hombro o pecho a pecho,
cuántas veces combatimos.
¡Cuántas veces nos corrieron,
cuántas veces los corrimos!

Milonga del olvidado
que muere y que no se queja;
milonga de la garganta
tajeada de oreja a oreja.

Milonga del domador
de potros de casco duro
y de la plata que alegra
el apero del oscuro.

Milonga de la milonga
a la sombra del ombú,
milonga del otro Hernández
que se batió en Paysandú.

Milonga para que el tiempo
vaya borrando fronteras;
por algo tienen los mismos
colores las dos banderas.

Una hermosa anécdota de China Zorrilla sobre Jorge Luis Borges

 

Ceibo, Flor nacional de Argentina y Uruguay

Ceibo
El Ceibo es la Flor nacional de Argentina y Uruguay. Es un árbol originario de América, especialmente de Argentina (zona del litoral), Uruguay (donde también es flor nacional), Brasil y Paraguay.
Es de la familia de las leguminosas y crece en las riberas del Paraná y del Río de la Plata, pero también se lo puede hallar en zonas cercanas a ríos, lagos y zonas pantanosas. El árbol no es muy alto y posee un follaje intenso color verde. Sus flores son grandes y de un rojo carmín . Además sus raíces son sólidas y se afirman al suelo contrarrestando la erosión que provocan las aguas. Su madera, blanca amarillenta y muy blanda, se utiliza para fabricar algunos artículos de peso reducido. Sus flores se usan para teñir telas.

Leyenda sobre el origen del ceibo

Cuenta la leyenda de los indios guaraníes, que el origen del árbol se remonta a la historia de la hija del cacique, llamada Anahí. Vivían en las márgenes del rio Paraná. Anahí tenia la voz más bella que la de cualquier pájaro, pero no era bonita,  por lo cual no tenia hijos.

Flor de ceiboUn día llegaron los españoles a la rivera del río. El cacique, seguido por su tribu, decidió atacar al campamento español y murió en enfrentamiento.

Anahí vigiló día y noche a quien dio muerte a su padre, hasta que pasado un tiempo, encontró el momento oportuno para matarlo, mientras hacía de centinela. Para darle muerte se aproximó demasiado y luego de disparar la flecha mortal fue apresada por otros españoles.

Los españoles la torturaron y ataron a un árbol para darle muerte prendiéndola fuego junto a él.  En vez de gritos de dolor, se escucharon los cantos de Anahí, y vieron cómo el fuego no la quemaba y cómo se elevaba hacia el cielo.

Los soldados españoles corrieron espantados hacia el campamento. Los indios de su tribu, seguidos por su chamán se acercaron al árbol donde amarraron a Anahí y se encontraron con un árbol nuevo, nunca antes visto, con flores rojas con formas de llama. Así nace la leyenda del árbol de ceibo, y así nace el árbol de ceibo.