25 de mayo de 1810 en el Río de la Plata – desde una perspectiva oriental –

El 25 de mayo de 1810 es la fecha de inicio del proceso revolucionario en el Virreinato del Río de la Plata en donde ilustres orientales van a participar como el General Manuel Correa de San Carlos, otro hombre de San Carlos, Joaquín Campana, fue secretario de Cornelio Saavedra en la Primera Junta y el montevideano Manuel Antonio Artigas primo de josé Artigas, como uno de los chisperos  que lideraban Domingo French y Antonio Luis Beruti y luego ambos acompañando a Manuel Belgrano en su periplo por Paraguay y la propia campaña a la Banda Oriental donde encuentra la muerte en la batalla de San José, siendo uno de los primeros muertos por la Patria cuyo homenaje continúa en la Pirámide Mayo en Buenos Aires. «Los Chisperos», que era una importante fuerza de choque de 500 jinetes.  En la jerga popular, se los llamaba  «los chisperos», por los fusiles a chispa que usaban. Según las crónicas de la época, en los días previos al 25 de mayo recorrían la ciudad con antorchas » atemorizando a muchos y ganándose el odio de los partidarios del virrey», este grupo fue el que más presión hizo contra los cabildantes partidarios de Cisneros.

Manuel Belgrano estimaba en sumo grado la capacidad y entrega de  Manuel Artigas. En carta de uno de los vecinos don Daniel Wilson, dirigida a Atanasio Rodrigues y publicada en la Gaceta, cuando la toma de Maldonado, Rocha y Pando:

«El patriota Manuel Artigas solo bastaría para acabar la guerra en poco tiempo. De todos los jefes de las milicias sublevados que entonces secundaban a la junta Gubernativa, Manuel Artigas era el único encuadrado en los lineamientos de un militar de esperanza y de un patriota de miras elevadas. Desgraciadamente fue el primero de los revolucionarios de Mayo que dio a su causa el sacrificio de su vida, cayendo moribundo en el asalto a San José que él dirigía»

Desde el primer aniversario de la Revolución de Mayo (1811) se comenzó a festejar en el Plata. “En esa oportunidad, el hecho destacado lo protagonizó una comparsa que interpretó, por la ciudad y sus alrededores, varios melodramas durante tres días seguidos. La fiesta comenzó el 25 y se extendió hasta el 27, aunque sus coletazos se sintieron aún varios días después. Ese mismo año, se inauguraba la primitiva pirámide en la plaza de la Victoria. Pero sería recién en 1813 la primera celebración oficial de las fiestas mayas. Fueron declaradas fiestas cívicas por la Asamblea de Buenos Aires, y se estableció su extensión desde el 23 hasta el 26 de mayo. A partir de allí, constituirán una de las recreaciones más importantes de la población.”

Las fiestas mayas seguirán creciendo a través de los años con juegos populares, fuegos artificiales, desfiles y oficios religiosos. 

“El poeta oriental Bartolomé Hidalgo dice que las fiestas de 1822 fueron más fastuosas que las anteriores. Cuenta que los escolares, vestidos de azul y blanco, recitaban relaciones que hacían contrapunto con él, y que existió música y fuegos artificiales. Y sigue, “desde la madrugada se apretuja el gentío: los bancos están llenos ‘de puro mujererío’.” (…) Más tarde, entran los soldados a la Plaza. Se instalan entre el Fuerte y la Catedral. A las 11 de la mañana -costumbre que continúa-, sale el gobierno en pleno para oír el Te Deum.

Los doctores, los escribanos, la escolta a caballo, acompañan al gobernador Martín Rodríguez.”

El 25 de mayo es sin duda alguna la fecha clave, nada será igual después de ella.  La adhesión de las provincias y en especial la de Banda Oriental fue ferviente y contundente. Artigas cuenta los años desde ese momento que podemos ver por ejemplo en la Carta que le manda a Güemes: “5 de febrero de 1816 – José Gervasio Artigas – Año 7 de nuestra Regeneración. “  

Las controversias de los Orientales sobre las fechas patrias

Me ha parecido interesante repasar estas controversias aún existentes porque extrae de los argumentos interesantes reflexiones. 

Las miradas de corte localista en ambas márgenes ha ido cambiando la esencia del recuerdo de esos hechos y me uno a la opinion de Tomas Sansón Corbo que afirma que: “…las interpretaciones sobre la Revolución de Mayo elaboradas por los autores más representativos de la escuela tradicional de orientación nacionalista, organizaron una narración localista, autosustentable y prescindente de factores exógenos . “

Con el advenimiento de la República Oriental del Uruguay en 1828, el 25 de mayo siguió siendo una fecha patria al punto que por ley desde 1831 hasta 1933 era feriado con el nombre Día de América. 

Al respecto Ana Frega escribe: “En 1832 la Cámara de Representantes trató una moción presentada dos años atrás por la Asamblea Constituyente para que se declarara el aniversario de la jura de la constitución como “la primera fiesta cívica de la República”. Se fundamentaba la elección en que “las garantías constitucionales” eran “la primera, la más noble y necesaria aspiración de las sociedades civilizadas.” También se planteaba festejar el 25 de mayo, “que hace comunes a esta República las glorias adquiridas en la emancipación de las Provincias del Río de la Plata, y en que han tenido tan notable parte estos Pueblos.”.  El proyecto finalmente fue  aprobado el 17 de mayo de 1834.

Julio María Sanguinetti y en los aprestos del bicentenario va a decir a recordar: “Nuestra primera ley fue de 17 de mayo de 1834 y estableció que el aniversario de la Jura de la Constitución es la «única gran fiesta cívica de la República». La norma legal no hablaba de la «independencia», ubicada temporalmente en el propio texto de la Constitución de 1830 en la Convención Preliminar de Paz de 1828. La gran fiesta se celebraría cada cuatro años y habría dos fiestas ordinarias: el 25 de mayo y el 18 de julio, más dos medias fiestas: el 20 de febrero (batalla de Ituzaingó) y el 4 de octubre (canje de ratificaciones de la Convención Preliminar). Como se ve, de las cuatro fechas que consideraban fundamentales los hombres de la fundación de nuestra República sólo sobrevive una…

Pasada la primera generación de la independencia, 26 años después, la ley de 10 de mayo de 1860, declaró «días de fiesta civil el 25 de agosto, 25 de mayo y 18 de julio». «El aniversario del 25 de agosto de 1825 es la gran fiesta de la República». La tal gran fiesta se celebraría cada cuatro años, mientras que serían fiestas ordinarias, el 25 de agosto, el 25 de mayo y el 18 de julio.”

En un evento en Buenos Aires el Presidente Tabaré Vazques afirmó al recordar el 25 de mayo de 1810: «La libertad y la independencia no son piezas de museo, sino desafíos sociales permanentes…

«El 25 de mayo es para nosotros una fecha especialmente significativa, porque indica un nuevo aniversario del pronunciamiento del Cabildo de Buenos Aires, que marcó el inicio de la gesta independentista de las colonias españolas del Río de la Plata».

Desde 2010 se han comenzado a vivir en Hisponamèrica una serie de festejos y conmemoraciones en torno al bicentenario de algunos de los acontecimientos más importantes. Uruguay no fue una excepción

El 19 de junio de 2009, el Presidente de la República, Dr. Tabaré Vázquez, anunció la presentación de un proyecto de ley declarando el 2011 como “Año del Bicentenario del Proceso de Emancipación y Autodeterminación”. La fundamentación de motivos señaló que se procuraba “la conciliación entre las que pueden llamarse fechas míticas y las que resultarían de un análisis histórico fundado en bases que no pagasen tributo a la tradición o a los sentimientos sacralizados.” A pesar de lo anterior, el planteo era tributario de la tesis nacionalista al afirmar que “los acontecimientos de 1811 son típica y esencialmente orientales y artiguistas.” Al culminar el periodo de gobierno del Dr. Vázquez, el proyecto solo había recibido media sanción legislativa. A comienzos del año siguiente se incorporó en la discusión una iniciativa para declarar feriado laborable el 25 de mayo de 2010. La propuesta no aludía solamente a razones históricas, sino fundamentalmente era presentada como un gesto político para mejorar las relaciones con Argentina. En el trámite parlamentario fue incorporada al proyecto sobre la celebración del bicentenario, al que se le introdujeron modificaciones. Entre ellas, la referencia al “proceso de independencia del Río de la Plata” y el señalamiento de que la Comisión a crearse actuaría en el periodo 2010-2015, con el cometido de planificar “las actividades de conmemoración y celebración de los principales hechos históricos del proceso revolucionario e independentista, en la etapa comprendida entre 1810, inicio de la Revolución en el Río de la Plata y 1815, año de la mayor expansión del proyecto impulsado por José Artigas en la Provincia Oriental y en el Sistema de los Pueblos Libres.” En la Cámara de Diputados se hicieron nuevas modificaciones, indicando que se trataba del proceso de “Nuestra Emancipación”, y la disposición sobre el 25 de mayo quedó reducida a las “actividades evocativas y conmemorativas” que pudieran organizarse en “las distintas instituciones y organismos estatales”. Tras algunas enmiendas que hicieron que el proyecto debiera ser tratado dos veces en cada cámara, fue finalmente aprobado en agosto de 2010. El artículo referido al 25 de mayo se suprimió por haber pasado la fecha. Los legisladores expresaron la importancia de que una ley como ésta, que apuntaba a la unión de todos los uruguayos, obtuviera respaldo unánime.

Ana Frega escribe: “Luego de un arduo, debatido y lento trámite parlamentario iniciado en julio de 2009 y concluido el 4 de agosto de 2010, el Parlamento aprobó la Ley Nº 18.677, titulada Año de celebración del Bicentenario del proceso de emancipación oriental, la que fue promulgada por el Poder Ejecutivo el 13 de agosto del mismo año.

La lentitud fue tal que la iniciativa se inició en una legislatura y terminó de concretarse –con cambios significativos– en la otra. De ese modo, el proyecto de ley en su versión final debió suprimir “por estar ordenando una conducta hacia el pasado” uno de sus artículos, que hacía referencia expresa a la organización de actos y actividades en relación con el 25 de mayo de 2010. De todos modos, el texto final de la ley se refirió a la planificación de actividades para el lustro 2010-2015. Cfr. “Versión taquigráfica de la sesión del 9 de junio de 2010” de la Comisión de Educación y Cultura de la Cámara de Senadores.“Celebración del Bicentenario del proceso de nuestra emancipación”. Disponívle em <www.parlamento.gub.uy>. Acesso em: 05 ago. 2013”. 

Volver al espíritu del  25 de mayo

El 25 de Mayo fué un antes y un después en la historia de nuestras actuales Repúblicas. Había concluido un régimen que nos había regido por 300 años. Nada volverá a ser como antes. Fue además la única revolución exitosa de la América hispana. Por eso vale festejarlas en memoria de las Glorias adquiridas en las luchas por la emancipación de América del Sur. Es de todos y no es propiedad de ninguna parte. Glorias que son nuestras y que están más allá de las actuales demarcaciones territoriales. Los habitantes de estas tierras pelearon hermanados sin distinciones. Cada pueblo, cada ciudad tiene una calle: “25 de mayo” que como un grito reclama el recuerdo a la llama que prendió el fuego de nuestras independencias.

Volvamos a festejar el 25 de Mayo, como Artigas, San Martín, Belgrano, Lavalleja, Güemes y Rivera. En todo lugar del territorio de nuestras Repúblicas del Plata sigue flameando en nuestros pabellones y grabado en nuestros escudos el fulguroso sol incaico de mayo de los aniversarios de nuestra regeneración, para recordarnos de dónde venimos para ser libres e independientes.

¡Viva la Patria!

Bibliografía Consultada

Tomás Sansón Corbo, La Revolución de Mayo de 1810 en la historiografía uruguaya de orientación nacionalista. Anuario del Instituto de Historia Argentina, 2010, nº 10, p. 87-106. ISSN 2314-257X,  Universidad Nacional de La Plata.

Estación del Sol de Mayo, Casa Rosada, 2017 

Ana Frega, El Bicentenario en Uruguay: apuntes para un nuevo debate

Ana Frega, Memoria e Historiografía en torno a las Instrucciones Orientales de 1813

Propuesta de Julio María Sanguinetti para cambiar el día de conmemoración de la fiesta nacional

El Observador,: «Libertad e independencia son desafíos permanentes», según Vázquez y en el archivo de la presidencia del Uruguay. (2011)

Moroy, Manuel Antonio Artigas, héroe de las dos bandas. El País

Instituto histórico de la ciudad de Buenos Aires. Fiestas para la Libertad. Mayo 2001

Diario Chajarí al día, Carta de Artigas a Güemes donde expone sus diferencias con los porteños, 2020

wikipedia, Días feriados de Uruguay

Crónicas de 2 siglos 1820-2020 – Nro. 29

Mayo de 1822

En auge el proceso de independencias de las colonias hispanoamericanas: San Martín declara la independencia en  Perú y Bolívar en Ecuador. Agustín de Iturbide venciendo al poder español es declarado Emperador de México. EEUU reconoce la Independencia de las Provincias Unidas. Estamos a 12 años de 1810 y nuestros criollos pelean tan lejos de nuestro Río de la Plata envuelto en sus problemas internos y la Provincia Oriental ocupada por el Imperio.

3 de mayo    

Estados Unidos de América reconoce la Independencia de las Provincias Unidas.

En tanto no se producía el reconocimiento de las Provincias Unidas, el agente especial en Buenos Aires, John Murray Forbes, hizo gestiones a favor del fortalecimiento de las relaciones bilaterales. Ya hacia fines de 1821, la relativa “normalización” de la situación política en el Río de la Plata mejoró las condiciones para el reconocimiento. El inicio formal del mismo se produjo finalmente el 8 de marzo de 1822, cuando Monroe solicitó al Congreso los fondos necesarios para enviar representantes diplomáticos a Buenos Aires, entre otras capitales latinoamericanas. Así, Estados Unidos reconocía por fin a las Provincias Unidas, constituyéndose en el primer país fuera de América Latina que efectivamente establecía relaciones diplomáticas con la nueva nación independiente.

Participantes: John Murray Forbes, Monroe, Martín Rodríguez, CAESAR A. RODNEY, Carlos Maria de Alvear.

Fuentes:

http://www.vecinosenconflicto.com/2016/07/estados-unidos-y-la-independencia-de.html 

18 de Mayo 

El ejército mexicano proclama Emperador a Iturbide como Agustín I. Al día siguiente lo confirma el Congreso.

Fuentes:

https://es.wikipedia.org/wiki/Agust%C3%ADn_de_Iturbide

19 de mayo                           

Bando de Lecor, para el cuerpo de Voluntarios Reales   

Siguiendo instrucciones del Regente para que el cuerpo de Voluntarios Reales se una a las tropas leales al Brasil, mediante mejor paga. De lo contrario que regresen a Lisboa o se establezcan en Brasil. Ninguna de estas propuestas es aceptada.

Participantes: Lecor, Álvaro Da Costa

Fuentes: Walter Rela, Cronología Histórica documentada Tomo 3

https://es.wikipedia.org/wiki/Invasi%C3%B3n_luso-brasile%C3%B1a

22 de mayo    

El Regente aclamado como “defensor perpétuo de Brasil” y “augusto libertador” en Río de Janeiro, recibe la adhesión del diputado de la Prov. Cisplatina en nota dirigida al MInistro José Bonifacio de Andrada e

Silva.

Fuentes: Walter Rela, Cronología Histórica documentada Tomo 3

24 de mayo

Batalla de Pichincha: permite la independencia de la actual República del Ecuador.   

La batalla de Pichincha ocurrió en las faldas del volcán Pichincha, a más de 3000 metros sobre el nivel del mar, cerca de la ciudad de Quito.  Enfrentó al ejército independentista bajo el mando del general venezolano Antonio José de Sucre y al ejército realista comandado por el general Melchor Aymerich. La derrota de las fuerzas españolas condujo a la liberación de Quito y aseguró la independencia de las provincias que pertenecían a la Real Audiencia de Quito, también conocida como la Presidencia de Quito, la jurisdicción administrativa colonial española de la que finalmente emergió la República del Ecuador. 

Fuentes

https://es.wikipedia.org/wiki/Batalla_de_Pichincha

Participantes:

Antonio José de Sucre, Melchor Aymerich

26 de mayo                           

Proclamación de la independencia del Ecuador.   

Como consecuencia de la victoria de Pichincha el Ejército Patriota entró en Quito. Proclamación de la independencia del Ecuador.

Fuentes:

https://www.banrepcultural.org/biblioteca-virtual/credencial-historia/numero-246/la-independencia-del-ecuador

https://es.wikipedia.org/wiki/Independencia_de_Quito

Participante: 

Antonio José de Sucre

Crónicas de 2 siglos 1820-2020 – Nro. 28

Abril de 1822

7 de abril           

Batalla de Bomboná   

Una vez liberados los territorios de Venezuela y las regiones del norte y centro de la Nueva Granada, el Libertador Simón Bolívar emprende la Campaña del Sur. Ya había mandado al general Antonio José de Sucre a la vanguardia para derrotar a los españoles en Quito y tomar esa ciudad. Pero era necesario desocupar la parte sur de la Nueva Granada que se mantenía todavía en poder de los realistas. Para ejecutar esta audaz estrategia, Bolívar sale de Bogotá y se dirige al sur, en dirección a Pasto, donde antes de ocupar esta población debe vencer a sus defensores, a quienes enfrentó en este día en la sangrienta Batalla de Bomboná, venciéndolos y obligando a los españoles a firmar una capitulación que sellaba la liberación total de la Nueva Granada. 

Participantes:

Simón Bolívar, Basilio Modesto García

Fuente: 

https://es.wikipedia.org/wiki/Batalla_de_Bombon%C3%A1

Historia de Colombia para la enseñanza secundaria. Jesús María Henao,Gerardo 1920. p409. 

7 de abril                           

Batalla de Ica, también conocida como desastre o batalla de Macacona

Los independentistas pierden el control del sur del Perú en la Batalla de Ica. Esta tuvo lugar en inmediaciones de la hacienda Macacona, en Ica, durante la guerra de independencia del Perú. Los reales ejércitos comandados por el general José de Canterac proveniente de Jauja, enviado por el virrey La Serna para cortar el paso a las tropas del general Domingo Tristán que se replegaban desde Ica hacia Pisco, en dirección a Lima tratando de evitar el enfrentamiento con la fuerza de Valdés que avanzaba desde Arequipa. El resultado de la batalla de Ica fue la destrucción de la división de Tristán.

Fuente:

https://es.wikipedia.org/wiki/Batalla_de_Ica

Participantes:

Domingo Tristán y Moscoso

Brigadier General José de Canterac

17 de abril

Carta de Nicolás Herrera al diputado Lucas J. Obes, dándole su parecer sobre el destino de la Prov. Cisplatina.

Correspondencia de Nicolás Herrera a Lucas J. Obes, expresándole el beneplácito por su gestión en la Corte de Río de Janeiro. Argumenta sobre la conveniencia de que la Prov. quede unida al reino de Brasil.

Lucas Obes, Nicolás Herrera eran miembros del club del Barón (Carlos Federico Lecor) luego se van a distanciar de Lecor y comenzaron a desarrollar una discreta oposición al círculo de incondicionales de Lecor.

Fuentes:

Participantes:

Nicolás Herrera, Lucas J. Obes

Walter Rela, Cronología histórica Documentada. Tomo III   

https://es.wikipedia.org/wiki/Club_del_Bar%C3%B3n

Nelson Pierrotti, Volver a la Cisplatina

21 de abril                            

Batalla de Riobamba o Combate de Tapi que asegura la marcha sobre Quito.   

Resonante triunfo patriota en Riobamba (Chimborazo, Región Andina Centro del Ecuador) por las tropas del Cnel. Andrés de Santa Cruz (1792-1865) junto con las del Gral. Antonio José de Sucre (1785-1830). El capitán Juan Galo Lavalle, enviado por San Martín  como refuerzo de las tropas que al mando del mariscal JOSÉ ANTONIO DE SUCRE, operaban en esos territorios, al  mando de 96 Granaderos de los Andes, atacó a los realistas que lo esperaban en la Villa de Riobamba (Ecuador).  Las fuerzas realistas fueron comandadas por el coronel Nicolás López.

Fue un combate de caballería de ambos ejércitos, destacando entre los patriotas la primera carga del comandante argentino Juan Galo Lavalle al mando de un escuadrón del Regimiento de Granaderos a Caballo creado por José de San Martín, de 96 hombres. Esta primera y audaz carga contra la caballería realista de 400 jinetes, supuso otra más del mismo escuadrón, y en su apoyo, viendo su heroicidad y yendo a su emulación, intervinieron en la segunda y definitiva carga de caballería los Dragones y Cazadores montados. Los patriotas triunfaron en el encuentro y entraron en Riobamba.

El comandante Sucre destacó en su parte la «intrepidez de la que habrá raros ejemplos», del mayor Lavalle y su escuadrón. Bolívar distinguió a Lavalle y sus hombres con el título de «Granaderos de Riobamba».

Es conocido localmente como el más brillante combate de caballería en las Guerra de Independencia Hispanoamericana.

Participantes: Juan Galo Lavalle, Cnel. Andrés de Santa Cruz (1792-1865) junto con las del Gral. Antonio José de Sucre, Cnel. Nicolás López

Fuentes:

https://es.wikipedia.org/wiki/Combate_de_Riobamba

21 de abril

Agustín de Iturbide juró como emperador del Primer Imperio Mexicano. 

Presidió la regencia del primer gobierno provisional mexicano. El 18 de mayo de 1822 fue proclamado emperador en las calles de la capital y el Congreso al día siguiente, el 19 de mayo, lo eligió formalmente para jurar su investidura solemne el 22 de mayo siguiente, y coronado dos meses más tarde con el nombre de Agustín I. En diciembre de 1822, Antonio López de Santa Anna proclamó el Plan de Veracruz, provocando que los antiguos insurgentes de ideas republicanas e inconformes con el régimen imperial se levantaran en armas. En febrero de 1823, se firmó el Plan de Casa Mata, como resultado, los borbonistas y republicanos unieron sus fuerzas para apoyar el derrocamiento de Iturbide. El emperador decidió abdicar en marzo de 1823 y se exilió en Europa. Durante su ausencia, el Congreso Mexicano, previamente reinstalado por Agustín I, lo declaró «traidor y fuera de la ley en caso de que se presente en el territorio mexicano, declarándolo como enemigo público del Estado, y a todo aquel que le ayude a su regreso». Iturbide, sin conocer esta resolución, regresó a México en julio de 1824 para advertir al gobierno sobre una conspiración para reconquistar México. Al desembarcar en Tamaulipas fue arrestado y posteriormente ejecutado por un pelotón de fusilamiento.

Participantes: Agustín de Iturbide

Fuentes:

https://es.wikipedia.org/wiki/Agust%C3%ADn_de_Iturbide

https://es.wikipedia.org/wiki/Emperador_de_M%C3%A9xico

https://es.wikipedia.org/wiki/Primer_Imperio_mexicano

ACUERDO DE TRES ÁRBOLES

Paraje Tres Arboles – Potreros del Queguay –

Provincia Oriental

Partido de Vera (actual: Departamento de Paysandú – Uruguay)

Según el almirante Sena Pereyra, cuando Artigas cruzó el Uruguay, después de Tacuarembó, Rivera, desacatando la orden de incorporarse a su jefe, se internó al frente de 200 hombres, en dirección al Queguay; y en esa circunstancia, marchó a su encuentro, Bento Manuel, con ánimo de forzarlo a combatir o negociar, pudiendo realizar esto último, con la mediación de don Julián Espinosa.

Fuente: Anales Históricos del Uruguay. Ed. Casa Barreiro y Ramos, 1933.

Autor: Eduardo Acevedo (después de la batalla de Tacuarembó, 22.01.1810)

En el campamento de Tres Arboles, el veintidós de febrero de mil ochocientos veinte, convocados todos los jefes y oficiales de las divisiones, por orden del señor comandante en jefe, don Fructuoso Rivera, para discutir acerca de los intereses de la patria, y determinar lo más conveniente, con presencia de la comunicación dirigida por los señores comisionados del Exmo. Gobierno de la capital de Montevideo, fecha a once del corriente, en el Pueblo de San José, se reunieron en la tienda del referido señor comandante en jefe, los señores: don Juan Ramos, y don Felipe Duarte, jefes de División; el capitán ayudante mayor, Don Bernabé Sáenz; los capitanes: don Pedro Amigo, don Julián Laguna, don Ramón Mamilla, don Camilo López, don Leonardo Fernández, don Cesáreo Montenegro, don Domingo Sánchez, don José Garrido, don Leandro Dutra, don Cayetano Piris y don Tomás Paredes; los tenientes y ayudantes mayores: don Juan José Martínez, don Félix Artigas, don Zervando Gómez y don José Salado; los tenientes: don Pedro Correa, don Basilio Araujo, don Carlos Romero, don Gregario Salado, don Francisco Zaz, don Gregario Paniagua, don Santiago Piris, don Francisco Osario, don Antonio Sonsona, don Juan Toribio López, don Felipe Caballero, don Lucas Sánchez, don Juan Santander, don José Ignacio Ayala, don Claudio, Berdún, don Felipe Riera, don Segundo Yedras, don Justo Machuca, y don Francisco Villagra; los subtenientes: don Gregario Ludueña, don Melchor Oviedo, don Bernardino Benítez, don Antonio Sánchez, don Martín Benítez, don Juan Lorenzo Cardoso, don Antonio Muñoz, don Domingo Castro, don Andrés Sosa, don Miguel Sainz, don Aniceto Almada, don Mariano Sotelo, don Andrés Albarado, don Enrique Sosa, don Manuel Antonio Chavar1’Ía, don Vicente Díaz, don Gregario Berdún, don Carlos Bargas, don Juan Zeijas, y don Antonio Benítez, y leído en alta voz el Oficio que condujo en clase de enviado el ciudadano Julián de Gregario Espinoza, todos los oficiales uniformemente dijeron, que para concluir negocio de tanta importancia, con la madurez, celo patriótico, pulso, y brevedad que exigían las circunstancias, conferían todo su poder, y autorizaban espontáneamente a los señores: don Juan Ramos, don Felipe Duarte, don Bernardo Sáenz, don Pedro Amigo, y Leonardo Fernández, para que presididos por el señor comandante en jefe, don Fructuoso Rivera, y bien instruidos de los documentos concernientes al particular, deliberasen de la suerte de la provincia del modo más conforme para salvar sus derechos, y Libertad, procedieron acto continuo (empeñada su palabra de honor bajo las formalidades de estilo) a la discusión, y suficientemente debatido de la materia, cuestión que fueron de unánime parecer que se reconociese, y prestase obediencia por todos los jefes, oficiales, soldados, y vecinos que hoy existen al 1nando del señor comandante en jefe, don Fructuoso Rivera, al Exmo. Gobierno de la capital de Montevideo, como instalado por los buenos patriotas que desean los adelantamientos del país, la conclusión de la guerra, destrucción de la anarquía, y felicidad de todos los habitantes del territorio, bajo las condiciones siguientes:

1ª. Qué el expresado señor comandante en jefe, don Fructuoso Rivera, quedará a la cabeza de toda la división en el píe que se halla en la actualidad, con el título, y preeminencias que hoy goza, lo mismo que los demás jefes, y oficiales.

2ª. Qué toda división del mando del expresado señor comandante en jefe, estará a la Orden, y disposición del Exmo. Gobierno de la capital de Montevideo, para hacer respetar su autoridad, y defender en ella los derechos del país de cualquier enen1.igo1 que quiera atacarla,

3ª Qué toda división, velará sobre la campaña, desde la costa de esta parte del Yí, hasta las márgenes del Uruguay, estableciendo el orden, y haciendo respetar las autoridades constituidas para la buena administración de justicia, seguridad individual y propiedades.

4ª. Qué lograda la tranquilidad del territorio, quedará toda la división, con el título de Milicia Provincial, mandada por el mismo comandante en jefe, y respectivos oficiales.

5ª. Qué ningún título ni pretexto, se obligará a ninguno de los jefes oficiales, y soldados, a servir fuera del territorio, ni dentro mismo bajo las órdenes de otro comandante que las del señor comandante en jefe, don Fructuoso Rivera.

6ª. Qué se mantendrán en el mismo pie que antes, las relaciones comerciales con Buenos Aires y demás provincias vecinas.

7ª. Qué a todo individuo residente en el territorio, le será libre, mudarse del mismo, cuando le parezca conveniente, disponiendo libremente y como mejor le convenga, de todos los bienes que posea como legítimo dueño.

8ª. Qué igualmente, será libre a todo individuo an1erícano que, por disensiones políticas, haya abandonado este territorio, regresar cuando bueno le pareciese, a recoger sus intereses o establecerse de nuevo.

9ª. Qué el señor comandante en jefe dispondrá de todos los terrenos baldíos, lo mismo que de todo el número de ganado que crea necesario a favor de todos los vecinos americanos que han padecido quebrantos por la guerra prefiriéndose en la indemnización a todos los militares que hayan servido a favor de las viudas, y huérfanos, dando cuenta docun1entada al Exmo Gobierno para su satisfacción.

Finalmente: Qué todos los jefes oficiales, soldados, y vecinos están íntimamente persuadidos de que el Exmo. Gobierno de la capital, atendiendo a los grandes, y remarcables sacrificios que ha hecho la provincia, no tratará más que de su prosperidad, y adelantamientos oyendo, y promoviendo todo lo que contribuya al efecto, protegiendo a todo el territorio contra cualquiera de los males que puedan sobrevenir/e.

En este estado, todos los señores que suscriben unánimemente, mandaron que se leyese en alta voz esta determinación ante toda la oficialidad, para que instruida de su contenido viese, y examinase si todo estaba conforme a su voluntad, y deseos, lo mísn10 que a garantir sus derechos; y todos universalmente contestaron que adoptaban, y aprobaban gustosos todo cuanto se expresa en el acta celebrada, prometiendo que bajo su palabra de honor sostendrían cuanto en ella se contiene; en cuya virtud los señores que compusieron la junta fueron de parecer que se dirigiese esta determinación a los señores comisionados del Exmo. Gobierno de la capital de Montevideo, por mano del ciudadano, Julián de Gregario Espinoza, quien, acompañado por el señor capitán, don Pedro Amigo, significará los buenos deseos que animan a esta división por la Paz, la Concordia, y la Tranquilidad pública de este territorio, que ha sido afligido tantos años por los niales de la guerra: y para que en todo tiempo conste lo firmado los dichos señores de la junta en el propio día, mes, y año.

Fructuoso Rivera, Juan Ramos, F. Duarte, Bernavé Sáenz, Pedro Amigo y Leonardo Fernández, como capitán secretario.

Documento con escritura actualizada del manuscrito original, conservado en el Archivo General de la Nación.  Fondo Archivos Particulares. Archivo de Juan J. Durán. Caja 25. Carpeta 2. Año 1820.

En el Archivo Público Nacional de Río de Janeiro, Brasil, sección Histórica, en un manuscrito original, con fecha de 5 de marzo de 1820, el Barón de la Laguna Carlos Federico Lecor, le escribe al ministro de la Real Hacienda y Asuntos Exteriores y Guerra del rey Juan VI, Thomaz Antonio de Villanova Portugal, que Fructuoso Rivera, entendió la necesidad de la pacificación; y está en camino a entenderse con él, acompañado por 400 hombres y 4.000 caballos.

Fuente: https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/2/2a/Acuerdo_de_Tres_%C3%81rboles.jpg

Crónicas de 2 siglos 1820-2020 – Nro. 27

Marzo de 1822

1822 si bien se consolida la ocupación luso-brasileña de la Provincia Oriental, también comenzarán a despertar intentos revolucionarios que serán los antecedentes de 1825. Por otro lado y de importancia es el reconocimiento de las Provincias Unidas del Río de la Plata como un nuevo estado soberano e independiente por parte de EEUU.

4 de marzo

Estatuto provisorio constitucional de la Provincia de Entre-Ríos en el de La Plata en la América del Sur. 

Sancionado y publicado en 4 de marzo del año 1822. Por el H. Congreso provincial de ella reunido en la villa capital del paraná En 6 de Diciembre del año 1821

Fue la primera constitución sancionada por una provincia argentina. 

Fuente: 

https://es.wikisource.org/wiki/Estatuto_Constitucional_de_Entre_R%C3%ADos_(1822)

https://es.wikipedia.org/wiki/Constituci%C3%B3n_de_la_Provincia_de_Entre_R%C3%ADos

Participante: Lucio Norberto Mansilla

20 de marzo                           

Motín militar en Montevideo de los Voluntarios Reales del Rey.

La entrada del Brg. Gral. Carlos Federico Lecor en Montevideo como Gobernador y Capitán General inmediatamente de su capitulación (enero de 1817) y alentada por la minoría del Cabildo de la ciudad que lo recibió con solemnidad, marca el inicio de la Administración Portuguesa. Con la pacificación de la Campaña Oriental (1820), se afirma toda una política de dominación administrativa y militar, para la que los portugueses contaron con la adhesión de cabildantes serviles, comerciantes y hacendados, en suma, todos los que de una forma u otra se beneficiaron del nuevo régimen.

Pero la cambiante situación política en Europa y en particular la de la Corte Lisboeta, que obligan al rey Juan VI a regresar a Portugal con la consecuente Regencia del Príncipe Pedro de Alcântara, llevarán rápidamente a la independencia de Brasil el 7 de septiembre de 1822.

Esto se reflejará en la llamada Provincia Cisplatina con la dura lucha política entre las fuerzas portuguesas de Voluntarios Reales del Rey comandadas por el Brg. Gral. Alvaro da Costa de Sousa Macedo con asiento en Montevideo y las que obedecen a Lecor que estableció su cuartel general primero en Canelones y luego en San José.

Entre los años 1822 y 1823 hubo varios intentos revolucionarios que por distintas circunstancias (internas y regionales) fracasaron, pero abrieron la perspectiva de la gloriosa Cruzada Libertadora del año 1825.

Participantes: Lecor, Alvaro da Costa de Sousa Macedo

Fuentes:  Walter Rela, Cronología histórica Documentada. Tomo III   

28 de marzo

Reconocimiento  de las Provincias Unidas del Río de la Plata, como un nuevo estado soberano e independiente por parte de EEUU.   

Durante el gobierno de MARTÍN RODRÍGUEZ, en Washington,  la Cámara de Representantes (Diputados) de los Estados Unidos de Norteamérica, aprobó por 167 votos a favor y sólo uno en contra, los términos de una resolución que establecía el reconocimiento  de las Provincias Unidas del Río de la Plata, como un nuevo estado soberano e independiente. Poco después  el Senado lo ratificó con 39 votos a favor y  3 en contra y designó a  CAESAR A. RODNEY como su primer representante diplomático ante el gobierno de Buenos Aires, que designó a su vez como Ministro Plenipotenciario ante Washington, al General Carlos María de Alvear. 

Fuentes:

29 de marzo

Lecor se dirige por oficio al Ministro de Exterior de Portugal, Pinheiro Ferreira, anunciándose que la Prov. Cisplatina está bajo la protección del Brasil.   

Fuentes:  

Walter Rela, Cronología histórica Documentada. Tomo III

Crónicas de 2 siglos 1820-2020 – Nro. 26

Febrero de 1822

7 de febrero

Lecor pone la Provincia Cisplatina bajo la jurisdicción del Príncipe Regente Pedro, rompiendo todo vínculo con Portugal, por entender que los destinos de la Provincia están ligados por siempre a los del Brasil.

Fuentes: Walter Rela, Cronología Histórica documentada, Tomo 3

Participante: Carlos Federico Lecor

17 de febrero   

Fernando VII pide ayuda a la Santa Alianza y las potencias integrantes deciden intervenir para derrocar a los liberales y reponer al monarca en el uso de su plena soberanía. Tradicionalmente la historiografía española ha considerado que la Santa Alianza, en el Congreso de Verona, dio el mandato a Francia para invadir España y acabar con el trienio liberal durante el reinado de Fernando VII de España.

Fuentes: La Santa Alianza

Participante: Fernando VII

23 de febrero

Fusilamiento de Vicente Benavides (criollo perteneciente al bando realista) y principio del fin de la Guerra a Muerte en Chile. Caudillo de los últimos reductos realistas durante la Guerra de Independencia de Chile (1812-1826).


Fuente y Participante: Vicente Benavides

BANDA ORIENTAL

PROCLAMA DEL GEFE DE LOS ORIENTALES.

VIVA LA PATRIA.

ARGENTINOS  ORIENTALES!!!

Llegó en fin el momento de redimir nuestra amada Patria de la ignominiosa esclavitud en que ha gemido por tantos años, y elevarla con nuestro esfuerzo al puesto que la reserva el destino entre los pueblos libres del Nuevo Mundo.   El grito heróico de LIBERTAD retumba ya por nuestros dilatados campos con el estrépito belicoso de la guerra. El negro pabellón de Ia venganza se ha desplegado, y el exterminio de los tiranos es indudable.

ORIENTALES!!! Aquellos compatriotas vuestros en cuyos pechos arde inexhausto el fuego sagrado  del amor patrio, y que más  de una vez han dado relevantes pruebas de su entusiasmo y valor, no han podido mirar con indiferencia el triste cuadro que  ofrece  nuestro desdichado país bajo el yugo ominoso del déspota del Brasil. Unidos por patriotismo, guiados por su magnanimidad, han emprendido el noble designio de LIBERTAROS.  Decididos a arrostrar con frente serena toda clase de peligros, se han lanzado al campo de Marte, en la firme resolución de sacrificarse en las aras de la Patria, o reconquistas su LlBERTAD, sus derechos, su tranquilidad, y su gloria.

COMPATRIOTAS!!!  Vosotros que os habéis distinguido siempre por vuestra decisión y energía, por vuestro entusiasmo y bravura, ¿consentiréis aun en oprobio vuestro el yugo infame de un cobarde usurpador? ¿Sereis insensibles al eco dolorido de la Patria que implora vuestro auxilio? ¿Mirareis con indiferencia el rol degradante que ocupamos entre los pueblos americanos? ¿No os conmoverán vuestra misma infeliz situación, vuestro abatimiento, vuestra deshonra?. . . No, compatriotas: los libres os hacen la justicia de creer que vuestro patriotismo y valor no se ha extinguido, y que vuestra indignación se inflama al ver la PROVINCIA ORIENTAL como un conjunto de seres esclavos, sin derechos, sin leyes, sin opinión, sin gobierno, sin nada propio, más que su deshonor y sus desgracias. Cese ya pues nuestro sufrimiento. Empuñemos la es­ pada, corramos al combate, y mostremos al mundo que merecemos ser LIBRES. Venguemos nuestra Patria: venguemos nuestro honor, y purifiquemos nuestro suelo con sangre de traidores y tiranos. Tiemble el déspota del Brasil de nuestra justa venganza. Su cetro tiránico será con­ vertido en polvo, y nuestra cara Patria verá brillar en sus sienes el laurel augusto de una gloria inmortal.

ORIENTALES!!! Las provincias hermanas solo esperan vuestro pronunciamiento para protegeros en la heroica empresa de reconquistar vuestros derechos. La GRAN NACION ARGENTINA de que sois parte, tiene un sumo interés en que seais LIBRES, y el CONGRESO que sigue sus destinos no trepidará en asegurar los vuestros. Todo pende de vuestra decisión. Decidios, pues, y que el árbol de la libertad, fecundizado con sangre, vuelva a aclimatarse para siempre en la provincia Oriental.

COMPATRIOTAS!!! Vuestros libertadores confían en vuestra cooperación a la honrosa empresa que han principiado. Colocado por voto unánime a la cabeza de estos Héroes, yo tengo el honor de protestaros en su nombre y en el mío propio, que nuestras aspiraciones solo llevan por objeto la felicidad de nuestro país adquirirle su libertad. Constituir la provincia bajo el sistema Representativo Republicano en uniformidad a las demás de la antigua UNION. Estrechar con ellos los dulces vínculos qua antes los ligaban. Preservarla de la horrible plaga de la anarquía y fundar el imperio de la ley.

HE AQUI NUESTROS VOTOS!!! Retirados a nuestros lugares después de terminada la guerra, nuestra más digna recompensa será la gratitud de nuestros conciudadanos.

ORIENTALESIII El mundo ha fijado sobre vosotros su atención, la guerra va a sellar vuestros destinos. Combatid pues, y reconquistad el derecho más precioso del hombre digno de serlo.

Campo volante en Soriano, abril 19 de 1825.

JUAN ANTONIO LAVALLEJA.

Juramento de fidelidad al Emperador del regimiento Dragones de la Unión

Acta del Juramento de Fidelidad al Emperador del Brasil por los jefes, oficiales y tropa del Regimiento «Dragones de la Unión»

En el arroyo de la Virgen, á 17 de octubre de 1822, á las 11 de la mañana, reunido en formación el Regimiento Dragones de la Unión, su comandante el coronel D. Fructuoso Rivera manifestó á los señores oficiales, las incalculables ventajas que resultarían al Estado Cisplatino de unirse á los demás cuerpos de tropas veteranas, pueblos y cabildos de las provincias del Brasil, que habían declarado solemnemente su independencia y confederación, aclamando por su primer Emperador Constitucional al señor don Pedro de Alcántara, antes Príncipe Regente y Defensor Perpetuo del Brasil, bajo el juramento de guardar, mantener y defender la Constitución Política del Imperio que hiciese la Asamblea General Constituyente y Legislativa del Brasil, compuesta de los representantes de todas las provincias confederadas, cuya aclamación hizo el día 12 del corriente, el Excmo. señor Barón de la Laguna, jefe del ejército, gobernador, y capitán general de este Estado, y que seguirán haciendo los pueblos, cabildos y cuerpos militares, como una medida de las más importantes para fijar la libertad é independencia de este Estado, sofocar las aspiraciones de los anarquistas, y garantir bajo la poderosa protección del imperio, los inalienables derechos de los pueblos, poniendo un término no esperado á la revolución de estos países.

Seguidamente, vueltos los señores oficiales á ocupar sus puestos en sus respectivas compañías, dirigió la palabra á todo el Regimiento, expresándose en estos términos :

Soldados: — Doce años de desastrosa guerra por nuestra generación política, nos hicieron tocar el infausto término de nuestra total ruina, con tanta rapidez, cuanto mayor fué nuestro empeño por conseguir aquel fin laudable: este desastre era consiguiente á nuestra impotencia, á nuestra pequeñez, á la falta de recursos y demás causas que por desgracia debéis tener bien presentes, y que más de una vez habrán hecho verter vuestra sangre infructuosamente. El remedio de tantos trabajos, desgracias y miseria, demasiadamente nos lo tiene exigido y enseñado la experiencia, pues que no es otro que apoyarnos en un poder fuerte é inmediato para ser respetables ante los ambisiosos y anarquistas, que no pierden momento por proporcionarse fortuna y esplendor á costa de vuestros intereses y de vuestro sosiego y tranquilidad, y últimamente de vuestras vidas, mil veces más apreciables que las de aquellos fratricidas. Si ellos se desvelan por su interés particular y momentáneo; ¿con cuanta más razón debemos develarnos nosotros para fijar para siempre los destinos de nuestro amado país? Y así, soldados, en ratificación de los deseos que ha doce anos manifestáis, decid conmigo:

1º: ¡Viva nuestra santa religión!
2º: ¡Viva la independencia del Brasil y del Estado Cisplatino!
3º: ¡Viva la Asamblea General Constituyente y Legislativa del Brasil!
4º: ¡Viva el Emperador Constitucional del Brasil y del Estado Cisplatino!
5º: ¡Viva la Emperatriz del Brasil y la Dinastía del Brasil y del Estado Cisplatino!
6º: ¡Viva el pueblo constitucional del Brasil y del Estado Cisplatino!
7º: ¡Viva la incorporación del Estado Cisplatino al grande Imperio Brasilero!

Firmas:

Fructuoso Rivera, coronel
Juan Antonio Lavalleja, teniente coronel
Bernabé Sáenz, Pedro Delgado, Estanislao Durán, Juan José Martínez, Julián Laguna, Ramón Mansilla, Blas Jáuregui, Manuel Lavalleja, Bernabé Rivera, Antonio Toribio, Hipólito Domínguez, Basilio Araujo, Servando Gómez, Fray Manuel Úbeda, Juan María Turreiro.

Fuente: Juan Amadeo Baldrich, Historia de la Guerra del Brasil, Sección: Documentos Anexos (páginas 481 y 482 en la edición porteña de 1905).

De wikipedia

Crónicas de 2 siglos 1820-2020 – Nro. 25

Enero de 1822

Enero de 1822, hay tres hechos muy importantes: el primero y que los rioplatenses no sabemos casi nada es la evolución de las independencias de Centro américa. En este caso un capítulo más. El intento de anexión a México de Guatemala, Honduras y Nicaragua.

Lo segundo es el inicio del proceso de independencia tan singular de Brasil y finalmente el famoso tratado del cuadrilátero entre las provincias de Buenos Aires, Corrientes, Entre Ríos y Santa Fe El tratado buscaba ser un pacto ofensivo-defensivo entre las provincias firmantes ante un ataque luso-brasileño desde la Banda Oriental ya ocupada, lo cual era visto como muy probable. Estos pactos interprovinciales van a constituir la base constitucional actual de la República Argentina bajo el título de “Pactos preexistentes” entre ellos, uno, firmado por Artigas.

5 de enero   

Anexión a México las provincias de Guatemala, Honduras y Nicaragua.

(Hasta el 1ero de julio de 1823)

El emperador mexicano Agustín de Iturbide invita a la Federación Centroamericana, formada por Honduras, Guatemala, El Salvador y Costa Rica, a unirse al imperio que encabeza. Para forzar una respuesta positiva, envía un ejército que ocupa la región. Los grupos contrarios a la anexión se manifiestan en varias ciudades centroamericanas, pero su poder es limitado y las tropas mexicanas atemorizan a muchos dirigentes. El Congreso centroamericano aprueba por mayoría la anexión y Centroamérica permanece unida a México hasta agosto de 1823, cuando una revolución liberal derrocar a Iturbide y da fin a su sueño imperial.

Fuentes:

https://www.efemeridespedrobeltran.com/es/eventos/enero/centroamerica.-hoy-05-de-enero-de-1822-centroamerica-se-une-a-mexico

https://es.wikipedia.org/wiki/Anexi%C3%B3n_de_la_Capitan%C3%ADa_General_de_Guatemala_al_Primer_Imperio_mexicano

https://es.wikipedia.org/wiki/Provincias_Unidas_del_Centro_de_Am%C3%A9rica

Participantes:

Agustín de Iturbide, Gabino Gaínza, Vicente Filisola

8 de enero

Inicio del proceso de Independencia del Brasil

El príncipe portugués Pedro I de Brasil decide quedarse, contra las órdenes del rey portugués João VI, iniciando el proceso de independencia de Brasil.

Fueron enviados emisarios a Minas y a São Paulo para obtener más votos a la causa emancipadora, con resultados positivos. En Río de Janeiro se elaboró una representación (en una recogida de firmas) en que se pedía la permanencia de Don Pedro. El documento llegó a las manos de Pedro el 9 de enero de 1822 por cuenta de José Clemente Pereira, presidente del Senado de la Cámara de Río de Janeiro. En respuesta, el Príncipe Regente decidió desobedecer las órdenes de las Cortes y permanecer en Brasil: era la vez del «Permanezco» (Eu fico en portugués).

La decisión del príncipe de desafiar las Cortes era producto de un amplio movimiento, en el cual se destacó José Bonifácio de Andrada e Silva. Miembro del gobierno provisional de São Paulo, escribió una carta a Don Pedro el 24 de diciembre de 1821, en la cual criticaba la decisión de las Cortes de Lisboa y llamaba la atención al papel reservado al príncipe en la crisis. Don Pedro divulgó la carta, publicada en la Gazeta de Río de Janeiro el 8 de enero de 1822 con gran repercusión. Diez días después, había llegado a Río una comitiva paulista, integrada por José Bonifácio, para entregar al príncipe la representación paulista. El mismo día, Don Pedro nombró a José Bonifácio ministro del Reino y de los Extranjeros, cargo de fuerte significado simbólico: por primera vez el cargo era ocupado por un brasileño. Los hermanos Andrada (José Bonifácio y sus hermanos Antônio Carlos y Martim Francisco) se convirtieron en figuras políticas destacadas.

Fuentes:

https://es.wikipedia.org/wiki/Independencia_de_Brasil

Participantes:

Pedro I, José Clemente Pereira, José Bonifácio de Andrada e Silva

25 de enero   

Tratado del Cuadrilátero   

Fue un pacto de Paz, Amistad y Unión entre las provincias de Buenos Aires, Corrientes, Entre Ríos y Santa Fe (nada resolvía con respecto a la forma de gobierno). Los correntinos, junto con los diputados de Buenos Aires, Entre Ríos y Santa Fe firman este Tratado, llamado «del Cuadrilátero». Queda establecida la Alianza de esas cuatro provincias para defenderse de los españoles, de los portugueses o de cualquier fuerza extranjera que invada el territorio nacional. Lo suscriben Juan Nepomuceno de Goytía, por Corrientes; Francisco de La Cruz, por Buenos Aires; Casiano Calderón, por Entre Ríos; y Juan F. Seguí (padre), por Santa Fe. El 14 de Febrero, Corrientes ratificó dicho Tratado.El tratado buscaba ser un pacto ofensivo-defensivo entre las provincias firmantes ante un ataque luso-brasileño desde la Banda Oriental, lo cual era visto como muy probable. También quería establecer la paz luego de la derrota del caudillo entrerriano Francisco Ramírez, que en 1821 había invadido Santa Fe y Córdoba, sin éxito.  

Fuentes:

https://es.wikipedia.org/wiki/Tratado_del_Cuadril%C3%A1tero

https://www.historiahoy.com.ar/tratado-del-cuadrilatero-n1542

http://www.lagazeta.com.ar/cuadrilatero.htm

https://www.facebook.com/notes/10158592660088859/

Participantes:

Francisco Fernández de la Cruz, por Buenos Aires;

Juan Francisco Seguí, por Santa Fe;

Casiano Calderón, por Entre Ríos;

Juan Nepomuceno Goitía, por Corrientes.

Tratado del Cuadrilátero

(15-22 de enero de 1822)

El Tratado del Cuadrilátero fue un pacto firmado el 25 de enero de 1822 entre los representantes de las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Corrientes y Entre Ríos. El objetivo fue la formación de una alianza ofensivo-defensiva ante un posible ataque portugués desde la Banda Oriental, recientemente incorporada al Imperio de Brasil como Provincia Cisplatina.

Tratado de paz y union entre las Provincias litorales

1°) Queda sancionada una paz firme, verdadera amistad y unión permanente entre las cuatro provincias contratantes, cuya recíproca libertad, independencia, representación y derechos se reconocen y deben guardarse entre sí en igualdad de términos, como están hoy de hecho constituídas, sin que por este acto solemne se gradúen renunciados los que defiende Santa Fé sobre el territorio de Entre Ríos, por documentos legítimos y amparos superiores, cuya reclamación legal, como las competentes a las demás de los suyos y respectivos, son el soberano legítimo Congreso General de todas las provincias en la oportunidad que presente el orden de los sucesos americanos en su perfecta tranquilidad y absoluta cesación de oscilaciones políticas, cuyas innovaciones convenientes serán obedecidas como emanadas de la soberanía nacional.

2°) Si los españoles, portugueses o cualquier otro poder extranjero invadiese y dividiese la integridad del territorio nacional, todas inmediatamente pondrán en ejercicio su poder y recursos para arrojarlo de él, sin perjuicio de hacer oficialmente al Gobierno agresor las reclamaciones que estime justas y oportunas.

3°) Subsiste la misma liga contra cualquier poder de los designados, que insida en igual defecto contra el territorio particular o jurisdicción que cada una de las cuatro provincias disfruta de buena fe, en pacífica posesión, según las demarcaciones y términos respectivos, quedando divisorios provisoriamente de la de Entre Ríos y Corrientes, los arroyos Guayquiraró, Miriñay, Tranquera de Loreto, con el territorio de Misiones, sin perjuicio del derecho que defiende Santa Fé de las cincuenta leguas que su Representante dice corresponderle por su fundación, y fueron deslindadas hasta los mojones, o al menos hasta el río Corrientes, como los que tenga esta provincia a su favor, cuya decisión queda al soberano Congreso General.

4°) Ligan los mismos deberes contra todo poder americano que pretenda usurpar por las armas los derechos detallados en el artículo 1°. En cuya virtud si alguna o todas las demás provincias de la nación atacaren con fuerza a cualquiera de las cuatro amigas, se les harán por todas en unión las más serias y formales protestas sobre su agresión, y caso de ser desatendidas, irán en su auxilio las otras tres, facilitando más a la invadida todos los recursos que necesite, que deberán satisfacerse por ésta, concluida la guerra, a los plazos que se estipulen.

5°) Si la provincia invadida hubiese dado mérito a ello, en juicio de las tres, éstas entonces interpondrán su mediación para con la agresora, a fin de que se evite la guerra; y si ésta se prestase en conformidad, estará obligada a darle la satisfacción necesaria, y si no, correrá la suerte que ella misma ha provocado; más si este caso fuese a la inversa, obrarán las tres provincias consecuentes a lo acordado en el artículo anterior.

6°) Ninguna de las provincias contratantes podrá declararse la guerra u hostilidad ni a otra cualquiera de las del territorio de la nación sin acuerdo y consentimiento de las otras tres, por medio de diputados autorizados a ese objeto, que a presencia y examen de las causales que puedan ocurrir la decida, y sin que antes de verificarse un suceso tan funesto se pidan las satisfacciones correspondientes a los que se sospechen haber faltado a sus deberes respectivos.

7°) La de Buenos Aires facilitará, en cuanto lo permita su estado y recursos, el armamento, municiones y demás artículos de guerra a cualquiera de las otras que lo necesite y pida, cuyo importe de los renglones que se suministrasen, será satisfecho en la especie, modo y tipo que contratasen los respectivos Gobiernos, quedando a más libre el comercio de aquellos entre las cuatro provincias.

8°) Queda igualmente libre el comercio marítimo en todas las direcciones y destinos en buques nacionales, sin poder ser obligados a mandarlos abonar derechos, descargar para vender sus mercaderías o fruto por pretexto alguno por los Gobiernos de las cuatro provincias, cuyos puertos subsisten habilitados en los mismos términos; sólo si, por obviar el perjudicial abuso del contrabando, podrán ser reconocidos por los guardacostas respectivos, como sus licencias, guías y demás documentos con que deban navegar, siendo decomiso lo que venga fuera de ellos.

9°) Buenos Aires, por un principio de generosidad y buena correspondencia con el actual Gobernador de Entre Ríos y el de Corrientes, da por condonados, sucedidos y chancelados cuantos cargos puede hacer y reclamaciones justas por los enormes gastos que le obligó causar la temeraria invasión del finado Ramirez, consagrando gustoso todos sus sacrificios al inestimable ídolo de la paz entre hermanos americanos unidos con tan íntimas como sagradas relaciones y esperando sólo la paga de la gratitud a los esmeros que ha prodigado a su logro.

10°) La provincia de Entre Ríos devolverá a la de Corrientes todas las propiedades de ésta o de algunos particulares de la misma que, sacadas por D. Francisco Ramirez, existan a la disposición del Gobierno y ser notorio pertenecerle, y sólo en las que necesiten justificación se producirá brevemente.

11°) Todos los prisioneros correntinos, de los que condijo de Corrientes, Ramírez, que se hallen sirviendo en algunas de las provincias o que sin esa calidad estén de soldados, serán restituídos a aquella, siempre que ellos lo quieran voluntariamente.

12°) Los desertores que de una provincia se pasaren a otra, serán devueltos recíprocamente luego que sean reclamados.

13°) No considerando útil al estado de indigencia y devastación en que están envueltas las provincias de Santa Fé, Entre Ríos y Corrientes por dilatadas guerras civiles que han soportado a costa de sangre, desembolsos, ruinas y sacrificios de todo género, su concurrencia al diminuto Congreso reunido en Córdoba , menos conveniente a las circunstancias presentes nacionales, y al de separarse la de Buenos Aires, única en regular aptitud respectiva para sostener los enormes gastos de un Congreso, sus empresas marciales y en sostén de su naciente autoridad, quedan mutuamente ligadas a seguir la marcha política adoptada por aquella en el punto de no entrar en Congreso por ahora, sin previamente arreglarse, debiendo, en consecuencia, la de Santa Fé retirar su diputado de Córdoba.

14°) Si consiguiente a la marcha política que se adopta algunas de las provincias contratantes creyese después ser llegada la oportunidad de instalarse el Congreso General, se harán entre sí las invitaciones correspondientes.

15°) El territorio de Misiones queda libre para formarse su Gobierno y para reclamar la protección de cualquiera de las provincias contratantes.

16°) En consecuencia, se devolverán todas las propiedades que reclame, en conformidad a lo acordado en el artículo 10 con respecto a Corrientes, luego que haya nombrado legítimamente su Gobierno.

17°) Los presentes artículos serán ratificados por los Gobiernos de Santa Fé y Entre Ríos, en el término de dos días, y en el de veinte, por los de Buenos Aires y Corrientes.

Acordados y sancionados en la Ciudad Capital de la Provincia de Santa Fé de la Vera-Cruz desde el l5 de Enero hasta hoy 25 del mismo año del Señor de 1822, y el 13 de la Libertad del Sud.

Francisco De La Cruz—Juan Francisco Seguí. Casiano Calderon—Dr. D. Juan Nepomuceno Goitía.

Enero 23 de 1822. Ratificados en todas sus partes. (Estanislao Lopez)

Paraná, Enero 25 de 1822. Quedan ratificados en todas sus partes los artículos del tratado solemne de paz por el Poder Ejecutivo que invisto. (LUCIO MANSILLA.)

Buenos-Aires, Febrero 8 de 1822. Ratificadas. (RODRÍGUEZ.- Bernardino Rivadavia.)

Tratado reservado

Que forma parte integrante del público celebrada entre las cuatro Provincias litorales.

Los mismos Representantes nombrados en el Tratado público, hemos acordado los artículos reservados presentes, que aunque se espresan por separado, se graduan parte integrante de los públicos, á efecto de que no puedan subsistir unos sin otros.

Art. 1.° Es solemnizada una alianza y liga ofensiva contra Españoles, Portugueses, ó cualquiera otro poder estrangero que haya invadido ó invada dividido ó divida la integridad del Territorio Nacional ó particular de las cuatro Provincias.

2.° En consideracion á los perjuicios remarcables y públicos que causó el Gefe Supremo de la República Entre-Riana con las tropas de esta en la invasion que realizó en la Provincia de Santa Fé; y queriendo los de Corrientes y Entre-Rios hacer una demostracion justa que compense de algun modo aquellos, se comprometen á entregarle mil cabezas de ganado vacuno y seiscientos caballos cada una en el término de dos años, y en cuatro plazos de á seis meses.

3 ° En conformidad al artículo 3 ° del Bando publicado el 1 ° de Octubre de órden del General D. Lucio Mansilla, deben abonarse por el Entre-Rios los gastos de la espedicion auxiliadora de Santa-Fé, que tanto contribuyó á su libertad, y son regulados en la suma de cinco mil pesos, pagaderos mil en Febrero del presente año y mil cada dos meses sucesivos hasta el completo, segun el estado de su caja, y juicio del Sr. Gobernador; y respecto á que del dicho auxilio prestado oportunamente al movimiento del 23 de Setiembre pasado en el Entre-Rios, resultó el beneficio al mismo tiempo ála Provincia de Corrientes, contribuirá ésta al pago de los cinco mil pesos, que se consideran de abono á dicho Gobierno, con la cantidad de mil quinientos á los plazos que «e convengan ambos gobiernos de Entre-Rios y Corrientes.

4 ° Son obligados los Gobiernos de Entre-Rios y Corrientes á remover todos los obstáculos que puedan turbar la paz y mejor armonía acordada, no permitiendo sean colocados al servicio de las armas, ó Comandancias de Departamento, ninguno de los complicados y adictos á las ideas de Ramírez y Jordan, hasta pasados tres años, separando de sus senos cualesquiera otros individuos discordantes con los sentimientos de los Gobiernos amigos, y que por ello puedan influir en deliberaciones que minen las bases y principios de la mutua amistad presente.

Acordados y sancionados en la Ciudad Capital de la Provincia de Santa-Fé de la Vera-Cruz desde el 15 de Enero hasta hoy 25 del mismo, año del Señor de 1822, y trece de la libertad del Sud.

Francisco De La Cruz—Juan Francisco Seguí. Casiano Calderon—Dr. D. Juan Nepomuceno Goitía.

Santa-Fe, Enero 25 de 1822.

Quedan ratificados en todas sus partes los artículos del Tratado Reservado parte integrante del público solemne de paz, que antecede por el Poder Ejecutivo que invisto. (Estanislao Lopez.)

Paraná, Enero 27 de 1822.

Quedan ratificados en todas sus partes los artículos del .«Tratado Reservado» por el Poder Ejecutivo que invisto. (LUCIO MANSILLA.)

Documento Original