Crónicas de 2 siglos 1823-2023 – Nro. 37

Enero de 1823

Comenzamos el año con la cronica Nro 37 de 2 siglos. Poco se conoce sobre el extraordinario esfuerzo patriótico de los Caballeros Orientales (1822-1823) por ver a su Patria libre de los portugueses y brasileños. Este enero de 1823 es clave.

1 de enero

Elección de los miembros del nuevo Cabildo de Montevideo

Se procede a la elección de los miembros del nuevo Cabildo denominado “Representante“ con figuras que muestran su oposición al régimen imperial brasileño y participará de futuro en la independencia de la Provincia. Lo integran Silvestre Blanco, Manuel y Luis Eduardo Pérez y Juan Francisco Giró junto con otros vecinos de Montevideo. 

3 de enero

El Cabildo de Montevideo resuelve asumir el “gobierno civil” de la Provincia Oriental

El Cabildo de Montevideo (electo el 31 de diciembre pasado) resuelve asumir el “gobierno civil” de la Provincia para lo que trata de contactarse con los gobernadores y jefes militares de Buenos Aires, Entre Ríos y Santa Fe procurando un efectivo apoyo político y militar.

3 de enero

Lecor pone sitio a la capital ocupada por las fuerzas de da Costa.

4 de enero

Misión a Buenos Aires del Cabildo de Montevideo

El Cabildo montevideano siguiendo con su actitud de liberación de la Provincia envía ante el gobierno de Buenos Aires una misión integrada por Echevarriarza, Vázquez y Pereira para gestionar su solidaridad, contribuyendo con soldados y recursos financieros. Fracasan en sus gestiones de apoyo por parte del Gral. Martín Rodríguez y su ministro Bernardino Rivadavia. 

4 de enero

Lavalleja es nombrado jefe militar de las divisiones orientales que desde Santa Fe intentaban organizar la invasión de la Provincia.

Lavalleja es nombrado jefe militar de las divisiones orientales que desde Santa Fe intentaban organizar la invasión de la Provincia. Los Caballeros Orientales, mayoría del Cabildo de 1823 emprenden una política de desobediencia a Lecor a través de los periódicos La Aurora, El Pampero y El Piloto, autorizados por da Costa.

4 de enero

Santa Anna se le une el Gral. Guadalupe Victoria junto a otros enemigos de Iturbide

En México, a Santa Anna se le une el Gral. Guadalupe Victoria (1786-1843) junto a otros enemigos de Iturbide. Derrotas en Jalapa, obligaron a replegarse en Veracruz. La participación de otros jefes militares enviados por Iturbide para acabar con la revolución (pero que se pasaron a este bando) lo obligarán a abdicar.

7 de enero

Lecor reacciona en contra del Cabildo de Montevideo

Lecor reacciona contra el Cabildo declarándolo una “autoridad intrusa y delincuente y que sus órdenes, acuerdos, actos de cualquier clase que sea, son írritos, nulos, atentatorios y subversivos del orden”.

9 de enero

Instrucciones a los diputados del Cabildo en misión a Buenos Aires.

Los diputados reciben instrucciones para conseguir auxilios. «“Espoleados por la necesidad de auxilios y alentados por la prédica periodística bonaerense y por las recordadas palabras de Rivadavia, los capitulares montevideanos decidieron enviar a Buenos Aires a la precitada diputación a la cual, conjuntamente con sus poderes se le entregaron, el 9 de enero -como poco antes dijimos-, las instrucciones para un desempeño competente de sus gestiones.» 

13 de enero

Se le expone el plan al Brg. Gral. da Costa

Se le expone el plan al Brg. Gral. da Costa. Ligada así la acción del Cabildo con las comunicaciones a Santa Fe y a Buenos Aires, de cuyos comisionados en 13 de enero se recibieran noticias favorables a la empresa promovida, el plan proyectado fue claramente expuesto al comandante portugués Alvaro Da Costa.

19 de enero

Batalla de Torota

La batalla de Torata fue un enfrentamiento de la guerra de independencia del Perú, ocurrido el 19 de enero de 1823 en las alturas de Torata (pueblo ubicado al noreste de Moquegua) entre el Ejército Libertador del Sur al mando del general argentino Rudecindo Alvarado y el Ejército Real del Perú al mando del brigadier Jerónimo Valdés y que culminó con la derrota independentista cuyo ejército sería completamente destruido dos días después en la Batalla de Moquegua. 

https://es.wikipedia.org/wiki/Batalla_de_Torata

20 de enero

Lecor toma drásticas medidas contra los cabildantes de Montevideo.

Desde su Cuartel general en San José, Lecor toma drásticas medidas contra los cabildantes, declarando a Montevideo bloqueada e incomunicada. Por tanto en la fecha sitia Montevideo, en manos del Brg. Gral. Alvaro da Costa fiel a Portugal y simpatizante de los orientales independentistas.

21 de enero

Batalla de Moquegua

La Batalla de Moquegua fue un encuentro bélico de la guerra de independencia del Perú, que tuvo lugar el 21 de enero de 1823 en las inmediaciones de la villa de Moquegua, capital del departamento del mismo nombre, durante este enfrentamiento el Ejército Libertador del Sur al mando del general argentino Rudecindo Alvarado fue completamente destruido por el Ejército Real del Perú al mando del general José de Canterac. La batalla de Moquegua significó el fin del ejército unido chileno-argentino que cruzara los Andes, liberara Chile y a cuya cabeza proclamará don José de San Martín la independencia peruana el 28 de julio de 1821, en adelante dejaría de existir como una fuerza efectiva de combate.

Los campos de Moquegua se van llenando de cadáveres.  Solo quedan 80 granaderos de los 400 originales al mando de Lavalle que cubrían la retirada. Juan Galo de Lavalle observa la situación, y duda si volver a cargar. Están agotados, hay heridos, con sus caballos sin fuerzas. Al final de esta campaña, que significó un serio descalabro para los independentistas, de los 4.300 hombres que partieron de Lima solo retornaron aproximadamente 1.500.

22 de enero

Manifiesto del Cabildo Representante de Montevideo a los pueblos de la Provincia Oriental contra la dominación portuguesa.

«“Pueblos! Responded vosotros. Por lo que hace al de Montevideo y extramuros, que es actualmente toda la parte libre de la provincia, su Cabildo Representante declara solemnemente, que detesta la dominación, ó incorporación del Brasil: que aborrece, y jura perseguir de muerte á los desnaturalizados hijos del pais, que trabajan por esclavizarlo: que echara mano de las armas para hacer encarnizadamente la guerra á las tropas del Brasil, mientras ellas no desistan de sus injustas y vanas pretensiones; y que perecerán todos, Americanos y Españoles sepultados entre las ruinas de la PATRIA, antes que tolerar la ejecución de esos planes concebidos por la ambición y la perfidia para ignominia, degradación; y muerte de los hombres libres.

“Digan enhorabuena esos perversos, esos traidores, que nosotros, nuestros electores, y todo el pueblo de Montevideo es anarquista y faccioso.

“Montevideo y todos los pueblos de la campaña conocen demasiadamente, quienes son los que merecen aquellos oprobiosos nombres: saben que estos son los que justamente corresponden á esos viles agentes del Ministerio del Brasil; pero tiemblen ellos al aguardar el dia de la PATRIA. Oh! no está muy lejos. Entonces caerà sobre sus cabezas con la maldición eterna de los pueblos, la cuchilla de su justicia; y entonces reconocerá ese Emperador el poder é influjo de sus adictos, y las falsedades con que lo tienen alucinado.

“Entretanto. Pueblos de la campaña! ¡Soldados del País! guardaos para aquel momento. Proseguid afectando esa apatía, y mentida ignorancia, en que reposan los tiranos, y en la que indudablemente estriba la salvación de la PATRIA; pues el Cabildo Representante de Montevideo os asegura, que no está distante el dia en que empleis con seguridad vuestros esfuerzos, para abrazar después a vuestros padres, hermanos, esposas, é hijos, diciéndoles bañados en lágrimas de ternura: al cabo ha querido el Cielo, que rompiésemos para siempre nuestras cadenas, al cabo hemos recobrado nuestra dulce libertad para que seais, hijos, felices; ella está sellada con nuestra sangre, y este será el monumento eterno que os recuerde la UNIÓN, que debe constantemente estrecharos para conservarla”.»

23 de enero

El Cabildo ante solicitud expresa de Lavalleja (que estaba en Buenos Aires) lo nombra Tte. Cnel. con mando en las tropas orientales aunque bajo órdenes de los delegados Blanco, Pérez y Giró.

26 de enero

Oficio del Brg. Gral. da Costa al Cabildo de Montevideo anunciando su posición y la de los Voluntarios del Rey (tropa a su mando) en ese momento en que se agudizaba la lucha con Lecor.

28 de enero

El emperador D. Pedro I ordena que las tropas portuguesas que permanezcan en Montevideo se embarquen de inmediato.

28 de enero

El gobierno de Buenos Aires reprocha a Mansilla su decisión del Tratado con Lecor que demostraba una tolerancia y fraternidad hacia el Brasil poco conveniente en esas circunstancias.

El gobierno de Buenos Aires reprocha a Mansilla su decisión del Tratado con Lecor que demostraba una tolerancia y fraternidad hacia el Brasil poco conveniente en esas circunstancias. El tema central estaba en que estando la política exterior del país en manos de Buenos Aires, Mansilla estaba aceptando la ocupación de la Provincia Oriental por el Brasil como un hecho. Además violaba el espíritu del Tratado del Cuadrilátero sobre cooperación activa entre las Provincias firmantes.

28 de enero

Abdicación de Bernardo O’Higgins como Director Supremo de Chile 

En Santiago se supo que las tropas de las provincias de Coquimbo y de Concepción marchaban ya hacia la capital. Estas noticias intranquilizaron a la población que vio la cercanía de una guerra civil con las consecuencias que todos imaginaban. Ante esto el gobernador intendente de Santiago, José María de Guzmán. En la noche del 27 de enero reunió en su hogar a los más connotados patricios para dar los últimos arreglos a un plan revolucionario destinado a derrocar al Director Supremo para así evitar el enfrentamiento con las otras provincias. Luego de un intercambio de opiniones entre los miembros de la comisión y O’Higgins, este accedió en deponer el mando de inmediato en la autoridad que nombrará el Cabildo abierto. Viaja a Perú y arribó a El Callao el 28 de julio siendo recibido por las autoridades limeñas presididas por el marqués de Torre Tagle, amigo de la infancia y condiscípulo. Se instaló con su familia en Lima en la misma residencia en que había vivido el general San Martín cuando estuvo en esa, en la calle Jesús María.

https://es.wikipedia.org/wiki/Bernardo_O%27Higgins

29 de enero

La delegación del Cabildo insiste ante Rivadavia por ayuda de Buenos Aires a la Provincia Oriental,

La delegación del Cabildo insiste ante Rivadavia por ayuda de Buenos Aires a la Provincia Oriental, Rivadavia no quiere arriesgar la guerra con Brasil por el apoyo a los orientales

30 de enero

Lecor bloquea Montevideo como forma de obligar a da Costa a su abandono.

Lecor bloquea Montevideo como forma de obligar a da Costa a su abandono. Los patriotas orientales se muestran partidarios de este último.

Fuentes:

Walter Rela, Cronología Histórica documentada, Tomo 3

Historia General de las Relaciones Exteriores de la Argentina (1806 – 1989). Carlos Escude, 2015

Campos de Garabello, La Revolución Oriental de 1822-1823

Wikipedia

Crónicas de 2 siglos 1822-2022 – Nro. 36

Diciembre de 1822

Los Caballeros orientales – La resistencia a la ocupación luso-brasileña de la Provincia Oriental – 1822-23 

En septiembre se ha declarado la independencia del Brasil de Portugal. Se baten dos bandos: los que están a favor de Pedro I o los que siguen fiel a Portugal. En este escenario político aparecen Los Caballeros Orientales, logia que en el secreto de sus reuniones mantenía encendida la llama de la rebeldía contra el régimen dominante. Numerosos orientales que se encontraban en Buenos Aires vuelven a Montevideo y publican dos periódicos: La Aurora y El Pampero desde los cuales incitan al pueblo a formar un Cabildo abierto:» con el fin de resolver la forma de gobierno que afiance la seguridad individual y haga poner en vigor los derechos usurpados a los dignos orientales por una fracción que dirigió un congreso nulísimo en Buenos Aires(…)debe ser decisión nuestra, porque allí están los hijos de nuestros padres, y no en el  territorio del Brasil…»

1 de diciembre

Prosiguen en la Provincia Oriental las actividades revolucionarias en contra de la ocupación.

Juan Antonio Lavalleja aparece en la lista de desertores y después de un intento de reunirse con patriotas en Tacuarembó, atravesó el río Uruguay y se instaló en Entre Ríos.

Mientras tanto prosiguen en la Prov. las actividades revolucionarias y Tomás de Iriarte como delegado de los Caballeros Orientales gestiona en Buenos Aires ante el ministro de Relaciones Bernardino Rivadavia el apoyo del gobierno porteño.

Simultáneamente con el pronunciamiento del Cabildo Juan Antonio Lavalleja, que estaba en las ramificaciones que tenía la conspiración en la campaña, fue delatado en los primeros días de octubre como lo consigna una carta dirigida por doña Consolación Obes a su hermano Lucas, diputado en la corte de Río de Janeiro en la  que dice: “… El Sr. Lavalleja está con los Independientes de la plaza, fue delatado y afugado con quarenta hombres…”.

Perseguido por Rivera, se anota su deserción en la lista de revista del 1o. De diciembre, junto con su hermano Manuel, que lo había hecho el 28 de noviembre.

Lavalleja buscó reunirse con su gente en el Rincón de Clara, en Tacuarembó, pero al fracasar en su intento, debió seguir hasta las costas del Uruguay para refugiarse en Entre Ríos. Por tanto, es apócrifa la firma de Lavalleja que aparece en el acta de aclamación al emperador suscrita el 17 de octubre por los dragones de la Unión en el arroyo de la Virgen, tal como lo sospechó Silva Valdés en uno de sus importantes trabajos.

Fuentes:

Walter Rela, Cronología Histórica documentada, Tomo 3

1 de diciembre

Pedro I es coronado emperador constitucional  y Defensor perpetuo del Brasil.

El príncipe fue proclamado emperador, con el nombre de Pedro I, el día de su vigésimo cuarto cumpleaños, que coincidió con la fundación del Imperio de Brasil.​ Su coronación tuvo lugar en la Iglesia de Nuestra Señora del Monte Carmelo (Río de Janeiro). Su ascensión al trono, sin embargo, no se materializó de inmediato en todos los territorios brasileños, sino que tuvo que forzar la sumisión de varias provincias en las regiones Norte, Nordeste y Sur; de hecho, las últimas unidades leales a Portugal no se rindieron hasta comienzos de 1824.

Participantes: Pedro I

Fuentes:

https://es.wikipedia.org/wiki/Pedro_I_de_Brasil_y_IV_de_Portugal

2 de diciembre

Plan de Veracruz (México)

El Gral. Antonio López de Santa Anna (1791-1876) desde Jalapa se subleva contra Iturbide y proclama la República Mexicana en contra de Iturbide y a favor de la república apoyando a Guadalupe Victoria. Santa Anna prometió seguir los principios del Plan de Iguala, se dirigió a la población con los siguientes argumentos:

  • Dijo que cuando el país se había emancipado en busca de su independencia se había buscado igualdad, justicia y razón.
  • México había elegido un gobierno representativo a través de un Congreso que había sido disuelto por Iturbide.
  • El objetivo de su proclama era restituir una asamblea representativa de la nación.
  • Se respetarían los principios del Plan de Iguala y se consideraría reo de esa nación a quien atentase contra sus principios. Se firmaría un armisticio con las fuerzas realistas que permanecían en el castillo de San Juan de Ulúa.
  • Se restablecería la libertad de giro marítimo con la península.

Participantes: 

Antonio López de Santa Anna, Guadalupe Victoria

Fuentes:

https://es.wikipedia.org/wiki/Plan_de_Veracruz_(1822)

El General Antonio López De Santa Anna proclama el Plan de Veracruz 

Walter Rela, Cronología Histórica documentada, Tomo 3

Plan de Vera Cruz

6 de diciembre

Retiro de las fuerzas realistas del norte Argentino, fue la última invasión. (Guerra en el Norte)

El Gral Olañeta realizó la última incursión en suelo argentino en junio de 1822, llegando hasta Volcán (40 kilómetros al norte de Jujuy). El 6 de diciembre de 1822 se retiró de territorio argentino finalizando la última invasión realista. Su fuerzas permanecieron, sin embargo, ocupando algunos pueblos fronterizos, tales como Santa Victoria Oeste.

Hasta 1822 se habían registrado en territorio argentino doscientos treinta y seis combates, habiendo muerto por acción de la guerra un tercio de la población masculina de Jujuy.

Participantes: Olañeta

Fuente:

https://es.wikipedia.org/wiki/Guerra_gaucha

6 de diciembre

Mansilla da a conocer una Proclama al pueblo de Entre Ríos sobre la inquietud de los portugueses de un posible pasaje de tropas entrerrianas a la Provincia Cisplatina.

Participantes: Lucio Mansilla

Fuentes:

Walter Rela, Cronología Histórica documentada, Tomo 3

8 de diciembre

Mansilla insiste ante Rodríguez sobre la necesidad de ayudar a los orientales y de que Lavalleja vaya a Buenos Aires para explicar la situación.

Fuentes:

Walter Rela, Cronología Histórica documentada, Tomo 3

10 de diciembre

El gobernador de Entre Ríos, Mansilla, envió al campamento general del Brg. Lecor en San José como comisionado suyo, al oriental sargento mayor Juan Florencio Perea (que aunque era su asesor, estaba al servicio del Imperio como agente secreto) a firmar un tratado por el que ambos gobiernos se mantendrían en absoluta neutralidad. Esto excluye toda posibilidad que Mansilla apoyará los planes orientales de revolución, pese a las anteriores promesas hechas a Lavalleja.

Perea llega a San José como comisionado de Mansilla, para llevar adelante un proyecto de convenio (datado el 9 de diciembre en Entre Ríos) que asegure “de un modo sólido, la tranquilidad y buena armonía de ambos Estados”.

En términos generales a través de 6 importantes artículos se establecía: límites territoriales, retiro de los exilados entrerrianos de la frontera del Uruguay, no prestación de ayuda ni protección a los orientales que intentasen perturbar la Prov. Cisplatina, para los robos de ganado, respeto a las propiedades de campos en la frontera y finalmente no declarar la guerra.

Fuentes:

Walter Rela, Cronología Histórica documentada, Tomo 3

11 de diciembre

Tratado de Neutralidad, amistad y buena armonía entre el capitán general de la Provincia Cisplatina y el Gobernador de Entre Ríos.

Lecor añade de que se deben eliminar las pretensiones bélicas que pudiese tener Entre Ríos contra la Cisplatina y sobre todo “no dar auxilio a los caudillos que refugiados de un lado y del otro pretendan la agresión armada”.

Aceptadas por Perea se firma el Convenio de San José integrado por dos partes: la proposición de Mansilla y las ampliaciones de Lecor.

Ambos Gobiernos se obligan a no dar auxilio alguno, directa ni indirectamente, a los caudillos y demás personas que se hallan refugiados, o que en adelante se refugiaren en cualquiera de los dos territorios, por haber conspirado contra el orden y la tranquilidad pública, impidiendo toda agresión que intenten hacer con fuerza armada.

Ambos Gobiernos respetarán la línea de límites de los dos territorios, y se obligan a no traspasarla con fuerza armada, por ningún motivo, durante la amistad y buena armonía que prometen guardar, conservar y mantener por todos los medios posibles; ni mezclarse, directa ni indirectamente, en las disensiones políticas interiores que puedan suscitarse en cualquiera de dichos territorios (1).

La vigencia de este tratado impulsó a los disidentes uruguayos a creer (erróneamente) que no podrían contar con el auxilio entrerriano. En cuanto a la provincia de Corrientes, los disidentes orientales prescindieron de enviar un delegado allí ya que supusieron que ella seguiría el ejemplo de las otras provincias firmantes del tratado del Cuadrilátero, debido a que, por su pequeña importancia y su situación geográfica más alejada respecto de la Provincia Cisplatina, ajustaría su proceder a la conducta que le indicasen las provincias de Buenos Aires y Santa Fe.  

Ver el tratado aquí.

Fuentes:

Historia General de las Relaciones Exteriores de la Argentina (1806 – 1989). Carlos Escude, 2015

Walter Rela, Cronología Histórica documentada, Tomo 3

16 de diciembre

El Cabildo de Montevideo, a iniciativa de Cristóbal Echevarriarza, se pronuncia contra el gobierno de Lecor. Se inician las acciones de los “Caballeros Orientales”, facción decidida a aprovechar las circunstancias para separarse del Brasil, pero con dos opciones: la independencia absoluta o la unión con Buenos Aires.

16 de diciembre

Rivadavia renuente a apoyar la gestión de los orientales, contesta que tiene dos problemas que resolver: la situación interna de Brasil y la de la Provincia de Buenos Aires atacada por los indios.

El cabildante Cristóbal Echevarriarza expone ante el cuerpo su punto de vista con respecto a la incorporación al Brasil, que es apoyado por unanimidad de sus miembros. Con argumentos contundentes sostiene que la incorporación de la Prov. Oriental al Brasil sólo podía ser hecha por un Cabildo que representase con libertad la voluntad de los vecinos.

Simultáneamente se le comunicaba a Lecor que quedaba “suspendida la obediencia de autoridad” y en cuanto a las funciones del síndico procurador del Estado, Tomás García de Zúñiga se le desconocían en el mismo acto.

Entre tanto en Montevideo, los “Caballeros Orientales” aprovechando el creciente antagonismo entre Lecor y Alvaro da Costa y a favor de la tolerancia de este úitimo, crecían en sus propósitos independentistas. Uno de sus miembros, Cristóbal Echevarriarza, en sesión del Cabildo del 16 de diciembre de 1822 hizo una clara y terminante exposición de la situación imperante, señalando el grave compromiso en que se hallaban las autoridades y el vecindario de Montevideo ante aquella pugna entre los poderes de Portugal y Brasil “extraños” por igual a la Provincia.

“La incorporación de ella —añade—, propuesta por el dicho Congreso Cisplatino (prescindiendo de lo que puede decirse sobre su legitimidad) fue al Reino Unido de Portugal, Brasil y Algarbe; este reino unido no existe de hecho”.

“La incorporación de esta Provincia —prosigue Echevarriarza—, y especialmente a un nuevo Estado, no puede ser legitimada si no por un acto público de un Congreso regular que exprese el voto libre de sus habitantes”; y termína proponiendo la reunión de este Congreso representativo de la parte de la Provincia no dominada por las fuerzas de Lecor, esto es, Montevideo y sus alrededores. Por unanimidad el Cabildo aprobó la convocatoria de aquella Asamblea, recábando para ello la anuencia del Consejo Militar portugués presidido por el brigadier da Costa; igualmente resolvió negar obediencia a Lecor, y desconocer la autoridad del Síndico Procurador García de Zúñiga.

En: Castellanos, o.c.

“Pero el rumbo de los acontecimientos estaba tomado y la autoridad capitular, en 16 de diciembre, después de oír la palabra autorizada de su Regidor don Cristóbal Echeverriarza, quien precisó exactamente la situación producida por la separación del Brasil y Portugal, hecho que anulaba las resoluciones del Congreso de 1821, decidía el desconocimiento absoluto de la autoridad de Lecor y del Brasil en el territorio nacional, y la celebración inmediata de una Asamblea elegida popularmente, la cual debería reasumir los destinos del Estado Oriental.49 A esta declaratoria, y como complemento de ella, se siguieron dos actos de singular importancia: uno, la convocatoria del congreso elector; el otro, la comunicación del Cabildo, apoyada en los mismos términos, con iguales propósitos, por otro oficio suscrito por el vecindario de la ciudad, y que era dirigido al gobernador de la Provincia vecina de Santa Fe, don Estanislao López, enterándolo de las medidas adoptadas de la próxima instalación de “una Asamblea de diputados del pueblo que proclamaría su libertad e independencia y solicitando, tan sólo, el auxilio de algunas fuerzas para que la Banda Oriental saliese a su encuentro en masa, reproduciéndose así —decían— las épocas de las primeras glorias”.50

La Asamblea Nacional no llego a reunirse, pero citado el pueblo a comicios para la formación de una corporación que remplazase las funciones del Cabildo, cuyo mandato expiraba el 31 de diciembre, resultó electa la nueva autorida que, por el carácter investido, denominóse “Cabildo representante”.51 Fue su primer acuerdo la ratificación plena de las resoluciones de 16 de diciembre desconociendo la autoridad de Lecor y el nombramiento de una comisión especial, la cual tomaría para sí aquellas atribuciones de carácter político inherentes a los capitanes generales y su perintendentes de Provincia. Esa Comisión especial quedó compuesta por los regidores, don Manuel Pérez, don Juan Francisco Giró y don Luis Eduardo Pérez. Acto seguido y por decisiones consecutivas, se dispuso la publicación de un manifiesto al país, que lo enterara de los fines perseguidos, y el envio de dos delegaciones, una a Buenos Aires, compuesta por don Santiago Vázquez, don Gabriel A. Pereira y don Cristóbal Echeverriarza, y otra a Santa Fe, formada por don Luis Eduardo Pérez y don Ramón de Acha, a quienes se dieron facultades bastantes a fin de solicitar, de los respectivos gobiernos provinciales, la cooperación y auxilio en los propósitos perseguidos. 

(49) La Declaración del Cabildo de 16 de diciembre de 1822 mandada publicar y repartir en todo el país, por la misma autoridad, levaba la firma de Carlos Camusso, José María Roo, Gabriel Pereira, Francisco Farías, Bernardo Susviela, Cristóbal Echeverriarza, Agustín Aldecoa y Estanislao García de Zúñiga.

(50) Copiador original en Archivo General Administrativo. Las notas fueron publicadas por Lasaga: “Historia de López”, páginas 505 y siguientes.

(51) Producido el desconocimiento de la autoridad de Lecor por el Cabildo, éste comunicó la resolución de 16 de diciembre al Consejo Militar compuesto de Jefes portugueses, quienes, si aprobaron la medidas de ruptura con el Brasil, formularon ciertas reservas sobre la convocatoria de una Asamblea Nacional. El Cabildo, en sesión de 24 de diciembre, creyó menester postergar la elección de ese cuerpo, aun cuando la nueva autoridad capitular derivase su mandato del pueblo, conlo cual se obviaban las dificultades puestas por los portugueses. (Documentos Inéditos. Archivo General Administrativo. Acta de 24 de diciembre de 1822).

En: Blanco Acevedo, o.c.

Fuente:

Cronología Histórica documentada del Uruguay. Walter Rela

19 de diciembre

El Cabildo de Montevideo envía a otro comisionado, Domingo Cullen (miembro de los Caballeros Orientales) con ánimo de sondear el apoyo porteño.

Lecor aumenta las medidas represivas. Nicolás Herrera le escribe a Rivera noticiándole lo ocurrido con el tratado de amistad con Mansilla, añadiendo que “si se descubre el paradero de Lavalleja avísemelo, el infeliz está perdido porque en Entre Ríos no tendrá cabida.

Fuentes:

Walter Rela, Cronología Histórica documentada, Tomo 3

23 de diciembre

Rivadavia se presenta ante la Sala de Representantes de la Provincia de Buenos Aires para informar sobre la situación política en la Prov. Oriental.

Fuentes:

Walter Rela, Cronología Histórica documentada, Tomo 3

Del 26 al 28 de diciembre

Un importante grupo de orientales se dirigen al gobernador de Santa Fe, Estanislao López, pidiendo auxilio para emprender la campaña de libertar a la Provincia Oriental de los portugueses. El Cabildo de Montevideo apoya la iniciativa.

No tenían fuerzas ni recursos suficientes los patriotas de Montevideo para continuar la lucha una vez que desapareciera el concurso de las tropas portuguesas.

Y resolvieron dirigirse a las provincias hermanas. Dió la señal un grupo constituido por los siguientes ciudadanos: Juan Francisco Giró, José María Platero, Daniel Vidal, Manuel Vidal, Gregorio Pérez, Manuel Oribe, Ramón Castriz, Pablo Zufriatetegui, Ramón de Acha, Silvestre Blanco, Francisco Araucho, Antonio de Chopitea, José Félix de Zubillaga, Francisco Aguilar, Gabriel A. Pereira, Atanasio Aguirre, Pablo Antonio Nieto, Pedro Lenguas, Lorenzo J. Pérez, Francisco Solano Antuña, Juan B. Blanco, Roque Graceras, Luis E. Pérez, Francisco Lecocq, Juan Zufriategui, Santiago Vázquez, Antonio Acuña, Gregorio Lecocq, D. F. Benavente, León J. Ellauri, Agustín Aldecoa, Rafael Sánchez Molina. Extractamos de la representación que el mencionado grupo dirigió al gobernador de Santa Fe, el 26 de diciembre de 1822 (“Lasaga, Historia de López”).

“Una porción de vecinos respetables del pueblo patriota de Montevideo y su campaña, animados por el sentimiento de su libertad e inspirados por el amor a su país, despreciando los riesgos y compromisos en que los coloca su situación, eleva ante V. E. la voz clamorosa de la Patria, e implora de la generosidad de sus hermanos los santafecinos su poder y auxilio para la salvación de la tierra que no pueden esperar de

sus propios esfuerzos. El momento ha llegado, Excelentísimo Señor, de dar la libertad a la Banda Oriental y arrojar de nuestro suelo un enemigo que sólo pudo ocuparlo a la sombra de nuestras disensiones. Él a su vez empieza a sentir los elementos de la discordia que la razón ya sofocó entre nosotros, y dándonos en su confusión un auxilio poderosísimo nos ofrece un triunfo fácil y un vasto campo de gloria al esfuerzo y patriotismo de nuestros hermanos. La Provincia no cuenta hoy más enemigos que un número inconsiderable de continentales que colocados en medio de una población guerrera que arde en deseos de vengar los ultrajes de su honra y el saqueo de sus propiedades, mantienen insolentes los principios de dominación que no quieren para sí… La División europea de Voluntarios Reales aspira sólo a regresar a Europa, se mantiene en una completa separación de las tropas del continente, y no teniendo interés en conservar el país, lejos de mezclarse con la guerra que suscitase la insurrección, vería con placer secreto nuestros esfuerzos en arrancar la tierra a la dominación de un enemigo que nuestros intereses hacen común. Un cuerpo de quinientos hombres que atravesase el Uruguay, sería más que suficiente para realizar nuestras esperanzas. La noticia de hallarse en esta Banda, sería la señal de una insurrección general, que distrayendo por todas partes la atención de nuestros enemigos, apoyaría los movimientos parciales de la población. La Banda Oriental en masa saldría al encuentro de sus libertadores, y reproduciendo unidos la época de nuestras primeras glorias, libertaremos nuestro suelo del peso de una dominación que lo degrada”. Agregaban los firmantes al general López, que análoga solicitud habían elevado al Gobierno de Buenos Aires; pero que la formalidad y circunspección con que dicho gobierno quería proceder podían dar lugar a malograr los mejores momentos.

Dos días después, resolvía el Cabildo de Montevideo robustecer la representación de los orientales. Extraemos de su oficio al gobernador de Santa Fe de 28 de diciembre de 1822 (Lasaga, “Historia de López”): “El Cabildo aparta la vista de aquella época infeliz en que los extranjeros ambiciosos, conducidos por la anarquía, establecieron su odioso yugo en la patria de tantos bravos. Pero supone a V. S. instruido de que con pocas, aunque con vergonzosas excepciones, sus habitantes americanos se conservaron dignos de este nombre y no se prostituyeron por el oro ni la intriga. Tampoco se fija el Cabildo en la época en que añadiendo la desvergüenza a la tiranía, se quiso justificar una violencia con otra violencia mayor para fundar la pretendida incorporación a su territorio; y sólo la recordará para protestar, como lo hace, la nulidad del supuesto Congreso y de todos sus actos tramados por la intriga y sostenidos por la violencia… Los acontecimientos públicos de que V. S. estará instruido manifiestan la feliz divergencia de intereses entre la División de Voluntarios Reales y las tropas del continente del Brasil, de que ha resultado que la mayor parte de aquéllas hayan quedado ocupando esta plaza con el empeño de embarcarse para Lisboa o Bahía de todos los Santos licenciándose el resto, y que el general Lecor subsista en la campaña con los brasilenses”.

En: Eduardo Acevedo, o.c.

Walter Rela, Cronología Histórica documentada, Tomo 3

Crónicas de 2 siglos 1820-2022 – Nro. 35

Noviembre de 1822

22 de noviembre

Lavalleja alertado que lo querían aprenderlo huyó a Entre Ríos.   

Juan A. Lavalleja (liberado desde fines de 1821 de su prisión en la isla das Cobras en Río de Janeiro) de regreso a la Provincia comenzó las conversaciones con vecinos de la campaña oriental para enfrentar la represión de las tropas brasileñas que cumplían órdenes de Lecor. Éste, conocedor de las acciones de Lavalleja, ordenó a Rivera que lo aprehendiera en el Rincón de Santa Clara (hoy Tacuarembó). Alertado de este hecho por otros orientales, huyó.

Fuentes:

Walter Rela, Cronología Histórica documentada, Tomo 3

Participantes: Lavalleja, Rivera, Lecor, Manuel Barreto Pereira Pinto

24 de noviembre                           

Tratado de Benegas    entre la Provincia de Buenos Aires y Santa Fe

Luego de la batalla de Cepeda, del 1 de febrero de 1820, el caudillo santafesino Estanislao López y el entrerriano Francisco Ramírez llegaron a Buenos Aires para exigir la disolución del gobierno nacional y el fin del centralismo porteño. La victoria permitió a los estados provinciales que formaban las Provincias Unidas del Río de la Plata separarse del gobierno central, asumiendo cada una la «Autonomía Provincial».

Los representantes de las provincias de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba se reunieron en la estancia de Tiburcio Benegas, mediante el cual se establecía el fin de la guerra y la reunión de un congreso en Córdoba. 

Para la firma de este tratado no se había invitado a Ramírez, lo que trajo como consecuencia el posterior enfrentamiento de Santa Fe y Entre Ríos.

El tratado fue firmado en la estancia de Benegas

El mismo disponía:

  • La paz, armonía y buena correspondencia entre Buenos Aires y Santa Fe.
  • La reunión de un Congreso Nacional de diputados en la ciudad de Córdoba, con el objetivo de organizar al País.
  • La remoción de todos los obstáculos que pudiesen hacer infructuosa la paz.

Fuentes:

https://es.wikipedia.org/wiki/Tratado_de_Benegas

Participantes: Estanislao Lopez, Martin Rodriguez, Juan Bautista Bustos

26 de noviembre                           

Lavalleja es dado de baja por desertor del ejército Imperial.

Pocos días después de los sucesos mencionados, Nicolás Herrera escribía a Fructuoso Rivera, contestando a una carta de este último de 29 de noviembre, y se refería al desenlace de la maniobra para apresar a Lavalleja. Entre otras cosas, decía sentir  “que Lavalleja se hubiese fugado, p.r q.e tal vez seria menos infeliz q.e con el partido q.e ha tomado de andar errante: p.° el asi lo quiso. Sin embargo el Grãl y yo le escrivimos lo que U. verà p.r las adjuntas.

A su vez, Fructuoso Rivera, en carta que dirigía a Valentín Saenz, el 6 de diciembre de 1822, comentaba los acontecimientos en los que le había tocado actuar y resumía los objetivos que perseguían los concurrentes a la frustada reunión: “aunque trataban los ya fastidiados del sosiego Acarrear desastres y miserias en ntrà Provincia, —escribía— sembrando la discordia, la Providencia que tanto nos protege,

ha hecho desaparecer a estos como sucede con Laballeja, de modo que queda disipado todo-” 

Esta conspiración, aunque sofocada, es la expresión de una empresa que comienza a tomar cuerpo y que demuestra el propósito de los patriotas de restablecer a cualquier precio la libertad de la Provincia.

Para los imperiales, la conjuración de Lavalleja fue algo más que un suceso aislado precursor de la insurrección.

Cuando el brigadier Manuel Marques, en su correspondencia con el vicepresidente del gobierno provisorio de Río Grande, mariscal Juan de Dios Menna Barreto, informa acerca de este hecho jerarquiza los acontecimientos. Descubre el objetivo inmediato que perseguía la acción de los insurgentes y entiende que era el punto inicial sobre el que se apoyaba un vasto plan. Proporciona datos respecto a la forma

que, a juicio de los imperiales, debía desenvolverse la combinación y sobre las fuerzas que habrían de sostener y dar impulso al movimiento, en esa primera etapa para encauzarlo hacia su fin.

Decía Marques, el 24 de diciembre, dando cuenta de los sucesos de la estancia de Zamora, de las astucias de Lavalleja y de los designios a que obedecía su pedido para que se reforzase el destacamento a sus órdenes, que no tenía “outro fim mais, que reunir forças, com que pudesse auxiliar a passagem das de Entrerios, que a este tempo se principiavam a mostrar por toda a linha do Uruguay”.

En otro pasaje de la misma carta el Brigadier brasileño deja entender que no graduó de pequeños los riesgos a que habían estado expuestos las huestes del Imperio.

Tal convicción se afirma cuando atendemos a la opinión que luego expone, al admitir que, si en el Cuartel General de Lecor “se não houvessem tomado promptamente providencias para evitar” o que tinha tido começo de execuçao, “estariamos hoje entre dous fogos”. 

La posible conducta de Mansilla en estas circunstancias, que se pensaba procedía en buen entendimiento con los conjurados, y la inminencia de una tentativa de intervención de las tropas entrerrianas a favor de la causa revolucionaria entrañó, pues, un evidente peligro para los que permanecían fieles a la autoridad del Barón de la Laguna. Hasta tal punto fue así, que la idea de que Mansilla secundase la acción de los insurgentes, creando una situación de angustiosa incertidumbre, habría de ocupar las imaginaciones y haría cavilar a los personajes vinculados a la facción de los partidarios de la anexión de la Provincia al Imperio del Brasil”.

Fuentes:

Walter Rela, Cronología Histórica documentada, Tomo 3

Crónicas de 2 siglos 1820-2020 – Nro. 34

Octubre de 1822

En octubre de hace 200 años la Provincia Oriental será sometida por la fuerza al Imperio del Brasil y se forzará además a un juramento un 17 de octubre de 1822 en la Florida. Dicho juramento resulta muy controversial sin duda, lo interesante es que será Congreso reunido también en Florida en 1825 que va a :  “declarar “írritos, nulos, disueltos y de ningún valor para siempre, todos los actos de incorporación […] arrancados a los pueblos de la Provincia Oriental, por la violencia de la fuerza unida a la perfidia de los intrusos poderes de Portugal y el Brasil que la han tiranizado […] desde el año de 1817 hasta el presente de 1825”. 

Durante Octubre 1822                               

Comienza la Campaña de Intermedios – Perú     

La primera campaña de Intermedios, o los puertos intermedios, fue una expedición militar dirigida por el general Rudecindo Alvarado por encargo del Congreso Peruano en contra de las fuerzas realistas acantonadas en la sierra sur del Perú. Esta expedición fracasó pues los oficiales patriotas no pusieron el dinamismo que las acciones bélicas precisaban, lo que motivó la rápida reacción de los jefes realistas a órdenes del virrey José de La Serna, los cuales triunfaron en dos batallas consecutivas: Torata y Moquegua (19 y 21 de enero de 1823).

Participantes: Rudecindo Alvarado

Fuentes:

https://es.wikipedia.org/wiki/Primera_Campa%C3%B1a_de_Intermedios

12 de octubre                           

El príncipe Pedro, regente del Brasil, fue proclamado emperador de Brasil.   

Proclamado emperador del Brasil  y coronado formalmente el 1 de diciembre del mismo año. 

Participantes: Pedro I

Fuentes: 

https://es.wikipedia.org/wiki/Reino_del_Brasil

Del 2 al 17 de octubre

Lecor que había establecido su cuartel general en San José, con el apoyo de las tropas provenientes de Brasil, ordena a todos los Cabildos y a los jefes de milicias de campaña que presten juramento de fidelidad al Emperador Pedro I, así como a la integración del Estado Cisplatino gobierno surgido del Grito de Ipiranga. 

Por su parte, Lecor procedió a proclamar a Pedro I, Emperador constitucional del Brasil, el 12 de octubre de 1822; el día 16 lo hizo el Cabildo de San José; el 17, el Regimiento de Dragones de la Unión, al mando de Fructuoso Rivera; el 8 de noviembre, el Cabildo de Maldonado y el 10 del mismo mes, el Cuerpo capitular de Santo Domingo Soriano; el 26 de octubre, lo había practicado el Cabildo de Canelones

y el 15 y el 25 de diciembre lo harían los vecinos de la Capilla Oratorio de Tacuarembó Chico y los del departamento de Entre Ríos, Yí y Negro (Durazno), respectivamente.

En el impreso de la época donde consta el acta de aclamación del Regimiento de Dragones de la Unión aparecen firmando dicha acta, luego de la de su jefe, Fructuoso Rivera, los demás integrantes de su plana mayor y oficiales de las compañías de dicho cuerpo, entre las cuales las de Juan Antonio Lavalleja, con el grado de Capitán.

“No habiendo encontrado el documento con sus firmas -dice Aníbal Barrios Pintos- pese a nuestras búsquedas, mientras no aparezca cabe la posibilidad de que sus nombres hayan sido incluidos como integrantes de la plana mayor de dicho regimiento.

En el impreso de ese mismo año (1822), curiosamente figuran como Juan Antonio Laballeja y Manuel Laballeja, grafía que no utilizaban. El acta de aclamación celebrada en Tacuarembó el 15 de diciembre, podría confirmar nuestra presunción, pues en ella figuran muchas personas inscriptas con una misma forma de letra”.

Las actas de aclamación fueron hechas según un modelo redactado por el Dr. Nicolás Herrera, según se desprende de carta de éste al Dr. Obes, fechada en San José, el 16 de octubre de 1822: “Nuestro apuro fue hallar el modo de meter a la Provincia en la aclamación del emperador, antes que el influjo de los independientes de Montevideo a cuya cabeza está Santiaguito Vázquez y Juan Benito (Blanco), protegidos por el Consejo militar, nos envolviese en nuevos desórdenes.

Felizmente vino Fructuoso Rivera que se halla acampado con su Regimiento de Dragones a 4 leguas de este Cuartel Gral., y como está decidido por el orden se prestó a hacer la aclamación: hicimos un tentón a este Cabildo y don Tomás con su influjo todo lo allanó. Yo hice los modelos de la aclamación (que les envio)…”

Pero además, las reuniones realizadas por los Cabildos y vecindarios de las ciudades y pueblos de la Provincia para prestar dichas aclamaciones fueron realizadas bajo amenazas y coacciones.

En Maldonado, según testimonio de Carlos Anaya -que participó del acto- habiéndose producido, inicialmente, una fuerte resistencia, ésta debió abatirse ante la presencia de Rivera con una escolta de 15 hombres y el recibo de una “nota oficial del Barón amenazando a las autoridades con destierro y barras de grillos”. En Canelones, según carta de Silvestre Blanco a Bernardino Rivadavia, datada en Montevideo, el 29 de octubre de 1822, “El Brigadier Marques con 200 hombres llamó a los habitantes a Cabildo para que jurasen al Emperador; viendo que no concurrían asedió con su tropa la Iglesia, a esperar que salies en los que habían entrado en ella para el entierro de la hija de un francés llamado Chapman; salen los doloridos y acompañamiento, y al momento por una sabia maniobra militar todos fueron hechos prisioneros y conducidos al Cabildo y obligados a firmar juramento al Emperador…”. (En: Crónica General del Uruguay,34)

Participantes: Lecor

Fuentes:

Cronología Histórica Documentada – Tomo 3 – Walter Rela    

14 de octubre

Carta de Nicolás Herrera a Rivera con el modelo de aclamación para conocimiento de los Cabildos de la campaña.Se comunica a todos los Cabildos de la Prov. la instrucción de aclamación y se les obligó por la fuerza a proceder a acatarla. 

“Todos los Pueblos, Gobiernos, Cavildos, y Tropas de las ciudades y villas del Brasil han declarado solemnemte su Independencia, proclamando sostenerla con sus vidas, han proclamado Primer Emperador Constitucional del Brasil al Sr d.n Pedro de Alcantara, antes Príncipe Regente y Defensor Perpetuo del Brasil con calidad de que el mismo Augusto Señor prestará previamente el juramento solemne de = jurar, guardar, mantener, y defender la constitución política del Imperio, que hiciere la Assamblea Gral Constituyente y legislativa del Brasil compuesta de los Diputados de todas las Provincias confederadas; y los habitantes se han puesto una escarapela y lazo verde en el brazo izquierdo enseñal de su independencia y confederación bajo el nuevo Imperio Brasiliense; y al hacer la aclamación del Emperador, todos los Pueblos,

Gobierno, Cavildos, y tropas han dado los vivas sigte:

“1.° viva nuestra Sta Religion =

“2.° viva la Independencia del Brasil _

“3.° viva la Assamblea General Constituyente y legislativa del Brasil _

“4.° viva el Emperador Constititucional del Brasil el Sr. d.n Pedro Primero _

“5.° viva la emperatriz del Brasil y la Dinastia de Braganza Imperante en el Brasil.

“6.° Viva el Pueblo Constitucional del Brasil

“Luego que llego aquí esta noticia se reunieron todas las tropas del Continente Comandado p.r su inmediato Gefe el Brigadier Manuel Marquez de Souza, y puesto a su frente el Barón de la Laguna Capitán General de este Exercito y Estado hicieron la misma aclamación del Emperador Constitucional el Sr d.n Pedro Primero, entre vivas y repetidas salvas de fusilería y artillería, el dia 12 del Corriente, en que cumplio años el mismo Augusto Señor.

Participante: Nicolas Herrera

Fuentes:

Cronología Histórica Documentada – Tomo 3 – Walter Rela        

17 de octubre                           

Firma del acta de aclamación y reconocimiento del emperador Pedro I de Brasil por Rivera y Lavalleja

En 1822, el Imperio de Brasil se independizó de Portugal; durante la crisis subsiguiente, los dirigentes orientales intentaron lograr que las fuerzas portuguesas que ocupaban Montevideo, le entregaran la ciudad a ellos, aun cuando el interior de la Cisplatina estaba ocupada por las fuerzas leales al Brasil, comandadas por Lecor. Pero los portugueses entregaron Montevideo a Lecor, que siguió gobernando la Provincia Cisplatina en nombre del Emperador Pedro I. No todo el territorio de la Banda Oriental quedó dentro de la Cisplatina: la fracción más septentrional pasó a depender la Capitanía de San Pedro del Río Grande del Sur. El 17 de octubre de ese año, en el Arroyo de la Virgen, el coronel Fructuoso Rivera, junto a Juan Antonio Lavalleja y los demás oficiales y tropa del Regimiento de Dragones de la Unión prestaron juramento solemne de fidelidad al emperador – juramento que no tardarían en violar. En días sucesivos lo harán los Cabildos de San José, Maldonado, Canelones y Santo Domingo de Soriano (noviembre 8 y 10). 

Fuentes:

​Ir al acta de Juramento de fidelidad al Emperador del regimiento Dragones de la Unión

18 de octubre

Silvestre Blanco le escribe a Rivadavia avisándole que el Cabildo le ha negado obediencia a Lecor y le da otros informes sobre la posibilidad de actuar los soldados de la División Voluntarios Reales del Rey en favor de una rebelión para tomar la plaza.

20 de octubre                           

Reunión de los Caballeros Orientales.   

La Sociedad Secreta Caballeros Orientales (que jugará importante rol en la independencia de la Provincia) realiza una reunión catalogada de fundamental para concretar su acción inmediata, que no era otra que renovar “sus patrióticos trabajos” (iniciados en 1819 y frustrados por los acontecimientos políticos) aprovechando las disidencias entre Lecor y da Costa.

Fuentes

Cronología Histórica Documentada – Tomo 3 – Walter Rela

22 de octubre

Impreso anónimo da a conocer los Caballeros orientales y Un grupo de Vecinos de Montevideo informa al Gobernador de Buenos Aires de su lucha contra Lecor.   

«Se conoce un impreso anónimo que da noticia del nacimiento del “Club Patriótico de Montevideo denominado Caballeros Orientales” y los sentimientos que lo animan.

“El club patriótico de Montevideo denominado Caballeros Orientales surgió de la gran Logía de los Lautaro establecida en Montevideo y en disidencia con la que existía en Buenos Aires. Don Santiago Vázquez era uno de sus antiguos miembros: y suyo fue el pensamiento de la creación de una sociedad patriótica con la denominación ya indicada; él confeccionó el reglamento que debía regirla”.

“La ocasión para la instalación de la sociedad de Caballeros Orientales, fue el anuncio de una expedición de tropas españolas que se preparaba en Cádiz con destino al Río de la Plata; y el objeto exclusivamente patriótico, el de organizar el país y prepararlo a la resistencia contra los invasores; pues se tenía por cierto que las tropas portuguesas lo evacuarían cuando la expedición se presentase, mediante un convenio entre los gabinetes de Madrid y Rio de Janeiro”.

“Los Lautaro reducidos a ocho en número, eran, en su mayor parte, emigrados argentinos que no podían por entonces restituirse a su país natal, y todos eran opuestos al Gobierno directorial”.

“El pensamiento de la creación de la nueva sociedad oriental, era eminentemente patriótico, y, como se ha dicho, exclusivamente original de Don Santiago Vázquez.

Este presidía la sociedad, y daba dirección a sus trabajos con su consumada habilidad en este género. De modo que si la expedición española se hubiera presentado en estas playas, habría encontrándose con un gobierno patrio organizado en la campaña, y el país todo preparado para oponerle la más seria y vigorosa resistencia”.

“Algunos de los miembros más influyentes del Cabildo estaban afiliados en la sociedad de Caballeros Orientales; y como el General Lecor contemporizaba y defería a muchos de los actos de aquella corporación municipal, la sociedad trabajaba con gran ventaja, tomando medidas preparatorias para cuando llegase la época de las hostilidades. Una de ellas fue la deportación de considerable número de españoles domiciliados, y militares fugados del depósito de prisioneros de las Bruscas, que todos trabajaban de consumo para auxiliar la expedición con su influjo y conocimiento práctico del país”.

“La sociedad trabajó en el sentido de la pacificación del país, para evitar su desolación mediante una pequeña guerra inútil y ruinosa que sostenían las partidas de Artigas. En esto estaba perfectamente de acuerdo el Barón de la Laguna que secundaba aquellos trabajos”.

“Pero como descubriese, sin duda, la mira ulterior de la Sociedad o del Cabildo que era la de establecer su influencia en el país por medio de las nuevas autoridades locales de su elección, faltó el General a sus compromisos, y anulando las disposiciones de la sociedad -después de haber sacado buen partido de su influjo y popularidad- dio en su sentido una nueva dirección a la pacificación, que al fin tuvo por resultado la fundación del Estado Cisplatino”.

“Esto y el haberse frustrado la expedición española, dio por tierra con los bien combinados planes de los patriotas”.

“Pero más tarde cuando Brasil se emancipó, y sobrevino la disidencia entre las tropas brasileñas y portuguesas que ocupaban el territorio oriental, la sociedad renovó sus patrióticos trabajos y el Cabildo de Montevideo envió su primer comisionado – Iriarte- cerca del Gobierno de Buenos Aires en demanda de auxilio y protección”. Documento del Fondo Rivadavia del Museo Mitre (B.A.)

Fuentes:

Cronología Histórica Documentada – Tomo 3 – Walter Rela 

23 de octubre                           

Gestiones secretas del Cabildo de Montevideo ante el gobierno de Buenos Aires.   

El Tte. Cnel. Tomás de Iriarte enviado por el Cabildo de Montevideo cumple gestiones diplomáticas secretas ante el gobierno de Buenos Aires pidiendo cooperación en la lucha que los orientales pensaban emprender contra los portugueses en la Provincia.

En oficio el Cnel. Mansilla al Gral. Martín Rodríguez referido a la situación en la Prov. Oriental da a entender su apoyo a la gestión de Zufriategui en nombre de Lavalleja, pero quiere saber cuál será la conducta de Buenos Aires.

Participantes: Tomas de Iriarte

Fuentes:

Cronología Histórica Documentada – Tomo 3 – Walter Rela 

29 de octubre                           

Última Invasión realista al Norte argentino. (Guerra en el Norte)   

El Gral. Olañeta ingresa hasta Tilcara, luego de varios combates llega hasta Volcán el 29 de Octubre de 1822, hostigado por Alvarez Prado y sus gauchos se retira el 6 de Diciembre de 1822 sin poder tomar Jujuy. (Guerra en el Norte)

Participantes:

Fuentes:https://es.wikipedia.org/wiki/Guerra_gaucha

Crónicas de 2 siglos 1820-2020 – Nro. 33 

Septiembre de 1822

6 de septiembre

Creación del Banco de Buenos Aires, también conocido como Banco de Descuentos – Actual Banco Provincia de Buenos Aires   

El Banco de la Provincia de Buenos Aires (comúnmente llamado Banco Provincia o incluso BAPRO), abrió sus puertas el 6 de septiembre de 1822, es el banco más antiguo de Hispanoamérica, emisor del primer billete nacional, y uno de los más importantes de Argentina y Sudamérica en la actualidad. El 15 de enero de 1822 en Buenos Aires se convocó a una reunión de vecinos para tratar el proyecto de la creación de un banco. En ese momento el gobierno bonaerense estaba a cargo de Martín Rodríguez, teniendo considerable influencia Bernardino Rivadavia, entonces Ministro de Gobierno. Dicha reunión fue convocada y presidida por el entonces Ministro de Hacienda Manuel José García. En ella se decidió crear el Banco de Buenos Aires, también conocido como Banco de Descuentos,3​ al que se lo organizaría bajo la figura jurídica de sociedad anónima privada. El 1º de julio de 1824, el Gobierno contrató con la Banca Baring el empréstito por 1.000.000 de libras esterlinas, del cual el Banco fue el administrador. El 15% de diferencia de colocación representó 150.000 libras, de ellas el consorcio en su conjunto se llevó 120.000 libras en carácter de comisión, y los 30.000 restantes fueron para Baring, lo que sería señalado como el origen de la deuda externa argentina. En cuanto el préstamo llegó, el dinero fue entregado al Banco de Descuento para que lo entregara como créditos a sus clientes, a intereses mucho más bajos que los que pagaba la provincia por ese dinero. De la suma recibida, solo llegaron al Río de la Plata en oro, como estaba convenido, el 4 % de lo pactado, 20.678 libras.

En particular este banco, además de haber impreso el primer billete argentino, también fue la primera sociedad anónima constituida en Argentina. La composición accionaria de la sociedad era variada, había hacendados, militares, clérigos, profesionales, criollos, ingleses, españoles, franceses y alemanes.

Durante su historia el banco tuvo distintos nombres y formas jurídicas. Como ya se ha mencionado, en 1822 fue bautizado como Banco de Buenos Ayres, constituido como una sociedad anónima privada, con promoción y auspicio del gobierno provincial. Cuatro años más tarde, en 1826 se reestructuró y pasó a llamarse Banco de las Provincias Unidas de Río de la Plata, aunque popularmente se lo denominaba Banco Nacional, bajo el estatus de sociedad mixta con sección de Casa de Moneda anexa. 

Participantes: Martín Rodríguez, Bernardino Rivadavia, Manuel José Garcia

Fuentes:

https://es.wikipedia.org/wiki/Banco_de_la_Provincia_de_Buenos_Aires

https://www.bancoprovincia.com.ar/web/nuestra_historia

http://museobancoprovincia.com/historia/ 

7 de septiembre                       

Independencia de Brasil – Grito de Ipiranga

Cuando el Rey Juan VI retornó a Portugal el 25 de abril de 1821, la mayoría de los privilegios que se le habían concedido al Brasil fueron suprimidos, provocando la ira de los independentistas. El príncipe Pedro, regente del Brasil, se terminó aliando con estos últimos, por lo cual fue presionado por la Corte portuguesa para que retornara, aunque terminó negándose, trayendo como consecuencia el retiro del cargo de regente, quedando como un simple representante de la Corte de Lisboa en Brasil.

Al conocer la noticia, en las márgenes del río Ipiranga el 7 de septiembre de 1822, desenvainó su espada y exclamó: «¡Independencia o muerte!» “¡Independencia ou morte!” en lo que se llamó «Grito de Ipiranga». 

El 12 de octubre Don Pedro fue aclamado emperador constitucional de Brasil, siendo consagrado el 10 de diciembre siguiente. Pronto se conoció en Buenos Aires el decreto por el cual se declaraba traidor a la corona al que estuviera al servicio de Don Pedro y ordenaba al ex príncipe regresar a Lisboa.

Tras la separación ocurrida del Reino del Brasil y del Reino de Portugal, la cual fue refrendada por representantes de ambos Estados por el Tratado de Río de Janeiro del 29 de agosto de 1825, Pedro de Portugal devenido ahora en Pedro I, asumiría como emperador titular del Brasil, quedando concluida la etapa de reino. Su hijo Pedro II de Brasil asumiría como segundo emperador. 

Como resultado de la Independencia de Brasil, las tropas portuguesas que ocupan Montevideo se dividen en dos grupos: “los imperiales” que apoyan al nuevo Emperador (son las comandadas por Lecor, que pretenden que la Prov. Cisplatina pase a manos de Brasil sin más trámite) y “los lusitanos” (los Voluntarios Reales, cuyo jefe es Alvaro da Costa) que siguen fieles al rey de Portugal.»

Fuentes: 

https://es.wikipedia.org/wiki/Reino_del_Brasil

Cronología Histórica Documentada – Tomo 3 – Walter Rela

Participantes: Pedro I

9 de septiembre                       

Lisboa se declara a Lecor como “traidor” al Rey de Portugal.

Lecor no pudo (o quiso) aplicar las medidas que derivaban de la comunicación del 14 de agosto y optó por salir con sus fuerzas de Montevideo e instalarse en Canelones primero y definitivamente en San José (donde fijó su cuartel general).

Lo acompañaron Nicolás Herrera y García de Zúñiga (convertidos ahora en “abrasilerados”) con quienes inició las acciones para que los cabildos de la campaña oriental se adhirieran a la anexión con Brasil.

Por estas actitudes en Lisboa se declara a Lecor como “traidor” al Rey de Portugal.»

18 de septiembre

En Brasil se adopta una bandera nacional con colores verde y amarillo con un símbolo central. 

Sobre fondo verde pleno un rombo amarillo. Y en su centro una esfera armillar ceñida con un collar de 19 estrellas, símbolo del número de Provincias que forman el imperio.

El emperador Pedro I de Brasil fue quien eligió los colores de la bandera. Por otro lado, el pintor francés Jean-Baptiste Debret fue el encargado de diseñarla. Debret creó una bandera que representa un diamante amarillo sobre un fondo verde. El escudo de armas del Imperio también se agregó a la bandera.

Fuentes:

https://es.wikipedia.org/wiki/Bandera_de_Brasil

https://caminhoslanguages.com/es/blog/flag-of-brazil/

Cronología Histórica Documentada – Tomo 3 – Walter Rela 

20 de septiembre

Renuncia de San Martín al Cargo de Protector de Perú – Fin de la vida pública del Libertador

El mismo día de la instalación del Primer Congreso Constituyente de la República del Perú. En la madrugada del día 22 de septiembre, en el bergantín “Belgrano”, se embarcó rumbo a Valparaíso. El general argentino tomó entonces una drástica decisión: retirarse de todos sus cargos, dejar sus tropas a Bolívar y regresar a su país.

Luego José de San Martín regresó a Lima y renunció a su cargo de Protector del Perú. Dijo “La presencia de un militar afortunado, por más desprendimiento que tenga es temible a los estados que de nuevo se constituyen”. “…Por otra parte ya estoy aburrido de oír decir que quiero hacerme soberano. Sin embargo siempre estaré a hacer el último sacrificio por la libertad del país, pero en clase de simple particular y no más.”

Fuente:

https://es.wikipedia.org/wiki/Entrevista_de_Guayaquil

Participantes: 

José de San Martin

23 de septiembre

Constitución Política de la Monarquía Portuguesa   

La Constitución Política de la Monarquía Portuguesa aprobada en 23 de septiembre de 1822 fue la primera ley fundamental portuguesa y el texto constitucional portugués más antiguo. Supuso un intento de poner fin al absolutismo e instaurar en Portugal una monarquía constitucional. A pesar de haber estado vigente sólo durante dos periodos efímeros —el primero entre 1822 y 1823 y el segundo de 1836 a 1838— fue un momento fundamental para la historia de la democracia en Portugal.​ Fue sustituida por la constitucional de la monarquía portuguesa de 1826. 

Fuente:https://es.wikipedia.org/wiki/Constituci%C3%B3n_portuguesa_de_1822

Crónicas de 2 siglos 1822-2022 – Nro. 32

Agosto de 1822

23 de agosto

Se discute en la Corte Constituyente de Lisboa el destino de la Prov. Cisplatina, con dos tendencias: diputados portugueses que ”se pidiese orden al Ejecutivo para retirar de la Prov. de Montevideo las tropas portuguesas” y los diputados brasileños opuestos a esto, que entendían que la Provincia debía seguir bajo su “protección”.

Fuente:

Cronología Histórica Documentada – Tomo 3 – Walter Rela

Del  24 al 28 de Agosto       

Se celebra con festejos en Montevideo la incorporación de la Provincia Cisplatina a Portugal

En esta ocasión, los actos tuvieron un carácter esencialmente popular y se cumplieron en la plaza principal, frente al Cabildo, desde cuyo balcón fueron presenciados por el Barón de la Laguna. Por la mañana hubo formación militar, salvas y Te Deum en la Iglesia Matriz. Por la tarde, la función, bulliciosa y propicia para ganarse la simpatía del pueblo, se compuso de desfiles de mascaradas y carros alegóricos; de danzas, en las que intervinieron “bailarines blancos, cada uno con un arco en la mano”, y “bailarines blancos negros”; y de corridas de toros portugueses; todo ello animado bien por la música o por las piruetas y contorsiones de los enmascarados.

Abrió la marcha un carro “llamado triunfante —dice en malicioso tono el corresponsal— con tres personas dentro, y un negro con una culebra en la mano”. Agregando, luego, a título de comentario, que en el acto pensó “que el triunfo era, el de las cuatro personas sobre la libertad de este pueblo; y que las tres personas eran, un Barón, un intendente, un magistrado: y el negro, un jefe de una primera brigada.” Y proseguía: “El otro carro conducía una gran música, tocando con tanta destemplanza, que todos fallaron por esta muestra que tan miserable sería la función toruna de la tarde, como lo había sido la de la mañana.

En seguida entró otra música desmontada toda vestida de blanco, y representando el candor, bien de aquel congreso que hizo la incorporación, ó del general que se la prescribió.”

Por la noche hubieron luminarias, aunque éstas fueron pobres, limitándose al Cabildo, la casa del general Lecor y a aquellas otras en que habitaban portugueses, pese a los anuncios que se fijaron para que el vecindario cooperase en la iluminación.

“Con la orden —expresa el cronista— se había aventajado que pusiese tres luminarias un boticario, pero no pasó mucho sin que se las robasen dos soldados portugueses.” Gesto de desdén e indocilidad, a no dudarlo, esto de no atender a la sugerencia de las autoridades portuguesas; signo de descontento público y de hostilidad, evidentemente también, que da la tónica de los sentimientos políticos de un pueblo altivo que así, a poco de la decisión histórica de incorporar la Provincia al Reino de Portugal —decisión en la que no había participado—, mostraba mantener su voluntad de resistencia en medio de las más duras pruebas y adversidad.

Fuentes: 

Cronología Histórica Documentada – Tomo 3 – Walter Rela

Crónicas de 2 siglos 1820-2020 – Nro. 31

Julio de 1822

3 de julio

Ley para la organización y el reclutamiento del Ejército.   

Creo un Ejercito de permanente de 2500 plazas con ciento trece oficiales con mando directo de tropas.  Estas tendrían en lo sucesivo dos tipos de reclutamiento: voluntario, por un plazo no menor de dos ni mayor de cuatro años, compulsivo, cuya práctica quedó pronto reducida al enganche de vagos o  malentretenidos.

La reforma militar, aprobada por ley de la legislatura en noviembre de 1821, redujo drásticamente el aparato militar heredado de la década revolucionaria. El objetivo que se perseguía era doble: reducir los gastos del fisco frente a un ejército que resultaba muy oneroso de mantener una vez terminada la guerra de independencia y reorientar las fuerzas militares hacia nuevas metas.

En esta dirección, se pasó a retiro a los oficiales que tuvieran entre cuatro y veinte años de servicio con la tercera parte de su sueldo, a los que tuvieran entre veinte y cuarenta años de antigüedad con la mitad de su sueldo y a los que contarán con más de cuarenta años se les concedió el derecho a percibir la totalidad del sueldo. En virtud de esta ley fueron retirados más de doscientos oficiales, quedando reducido el ejército a unos 2500 hombres y 135 oficiales.

Aunque el proyecto original preveía que una parte significativa de ese ejército estaría constituida por soldados contratados y el resto por reclutados, rápidamente se manifestó la dificultad para cubrir las plazas previstas. Se recurrió, entonces, al creciente reclutamiento de «vagos y mal entretenidos» –sectores a los que también intentaba disciplinar el gobierno– y al necesario complemento de las milicias, que fueron reorganizadas según una ley dictada en 1823. Se creó, así, un nuevo ejército regular que acompañado por las fuerzas milicianas, se orientó hacia la frontera y la campaña, pasando a ser la defensa de los ataques indígenas una de sus tareas fundamentales. Entre otras cuestiones, la razón que motivó el apoyo de los sectores dominantes de la campaña al gobierno surgido de la crisis del año ’20, fue su firme propósito de defender la frontera y, con ella, la expansión ganadera que comenzaba a darse en el campo bonaerense.

Fuentes:

Las reformas rivadavianas en Buenos Aires y el Congreso General Constituyente (1820-1827) por Marcela Ternavasio

Registro oficial (de la provincia de Buenos Aires).

EL FRENTE ESTE. Rivadavia y la Guerra contra el Brasil de 1827

Participantes:

Bernardino Rivadavia, Martín Rodriguez, Fernández de la Cruz

2 de julio

Las tropas portuguesas radicadas en Brasil evacúan Bahía y regresan a Lisboa.   

9 de julio

Oficio del Ministro de Negocios Extranjeros Silvestre Pinheiro Ferreira al Srio. de las Cortes Juan Bautista Felgueiras advirtiendo sobre el estado actual de la Prov. Cisplatina y su anexión a Portugal.

“Dominada la Banda Oriental, Portugal quiso perfeccionar la posesión de hecho mediante esta fórmula jurídica con la cual intentaba evitar los compromisos que la irregular, injusta, ilegal e impolítica ocupación militar traía en el plano diplomático frente a los países interesados en la suerte de esta Provincia, esto es, España y algunas de las provincias que habían formado parte del Virreinato del Río de la Plata”.

Mas, precisamente, ese acto, por el cual se declaraba de un modo formal y en carácter definitivo la anexión de la Provincia Oriental a la Monarquía portuguesa, levantó una inmediata resistencia que tuvo consecuencias en el futuro desenvolvimiento político ya que, evidentemente, sirvió para que fuese cobrando forma una conciencia revolucionaria en los habitantes de la Provincia. Surgen, así, muy pronto,

en el año de 1822, los primeros proyectos de acción de los orientales contra los conquistadores, alentados, a la vez, por condiciones circunstanciales favorables.   

Participantes: Silvestre Pinheiro Ferreira

Fuentes:

Cronología Histórica Documentada – Tomo 3 – Walter Rela

24 de julio                       

Proclama de Álvaro da Costa declarando obediencia a Lisboa.

“Cedemos nuevamente la palabra a João Manuel Pereira da Silva («Historia da Consolidação do Imperio Brazileiro”):

Decretada la elección de una asamblea constituyente y legislativa en el Brasil, el general Saldanha, presidente de la Junta Gubernativa de Río Grande, se negó a obedecer, fundándose en que ese acto significaba la independencia del Brasil y su separación de las Cortes Portuguesas. El Ministerio le dió orden de salir de la Provincia, y él se embarco para Lisboa. Su ejemplo fué imitado por la Junta de Montevideo, dominada por el brigadier don Alvaro da Costa. En su proclama de 28 de junio de 1822, establecía la Junta su resolución de obedecer exclusivamente a las Cortes de Lisboa y recordaba a las tropas y al pueblo “que la Provincia Cisplatina había sido conquistada por las armas portuguesas y que no debía dignamente separarse de la causa de Portugal para seguir la suerte del Brasil”. Lecor aceptó la proclama, pero al llevarla a conocimiento de Don Pedro le expresaba particularmente su resolución de obedecerle en tanto cuanto él ordenara. “No tardó Don Pedro en suprimir dicho consejo militar y en ordenar que Lecor reasumiese toda la autoridad de la Provincia, cumpliera las órdenes transmitidas y concediese baja a cuantos soldados y oficiales inferiores lo solicitasen” (decreto de 24 de julio de 1822).

Cuando Lecor puso en conocimiento de sus colegas el decreto del príncipe regente en que se declaraba disuelta la Junta o Consejo Gubernativo militar y se le nombraba gobernador de la Provincia, don Alvaro da Costa y sus amigos desacataron la orden, y de acuerdo con algunos oficiales superiores declararon que la División portuguesa sólo obedecería a las Cortes de Lisboa. Lecor abandonó aterrorizado, la plaza de Montevideo el 11 de septiembre y se retiró a Canelones, donde proclamó a los pueblos y a las tropas brasileñas a nombre de Gobierno de Don Pedro, rodeado por soldados y oficiales brasileños. “Prefirieron también los habitantes de la Provincia seguir la suerte de Lecor, del Brasil y del príncipe regente, en vez de la de Portugal y sus Cortes, que por ser de Europa no les merecían simpatías. Fructuoso Rivera fué uno de los primeros orientales que al frente de un regimiento cisplatino corrió al lado de Lecor, Ie prestó su apoyo y su sujeción a Don Pedro de Alcántara y a la unión brasileña. El propio síndico de Montevideo abandonó sus funciones de la ciudad y se estableció en Canelones, protestando su fidelidad. Numeroso pueblo y un importante núcleo de soldados reunió Lecor en poco tiempo bajo su mando, a expensas de la población de Montevideo, cuya memoria no quería ponerse a las órdenes de don Alvaro da Costa”.

Agrega Pereira da Silva (invocando un discurso del doctor Obes a Don Pedro en septiembre de 1822) que cuando se produjo la lucha entre Lecor y don Alvaro en Montevideo, “el síndico escribió al diputado Lucas José Obes, que se hallaba en Río de Janeiro., encargándole que anunciara al príncipe que la Provincia se conservaría fiel y no reconocería otra autoridad que la suya”.

Participante: Álvaro da Costa

Fuentes:

En: Eduardo Acevedo, o.c. Cronología Histórica Documentada – Tomo 3 – Walter Rela

26 de julio                       

Entrevista de Guayaquil, en la cual San Martín cede a Bolívar la responsabilidad de terminar con la Guerra de Independencia en el Perú.   

Veamos ahora los antecedentes de la entrevista. Bolívar había acariciado siempre el plan de federación entre estas repúblicas, una vez libres de la dominación española y luego que se supo la ocupación de Lima por los patriotas, determinó enviar al sur un representante suyo que preparara los ánimos para la federación. En Enero de 1822 escribía con este fin a O’Higgins y le anunciaba el envío de D. Joaquín Mosquera, como ministro plenipotenciario de Colombia. Otro tanto hizo con San Martín, que simpatizaba con este plan, pues ya en su proclama a los limeños de 13 de Noviembre de 1818, decía: “La unión de los tres estados independientes (Argentina, Perú y Chile) acabará de inspirar a España el sentimiento de su impotencia y a los demás poderes el de la estimación y del respeto. Afianzados los primeros pasos de vuestra existencia política, un Congreso central, compuesto de los representantes de los tres Estados, dará a su respectiva organización una nueva estabilidad y la constitución de cada uno, así como su alianza y federación perpetua se establecerán en medio de las luces de la concordia y de la esperanza universal”. Conociendo las ideas de Bolívar y de San Martín sobre ellos no es difícil adivinar en qué discreparon y en qué convinieron. La anexión de Guayaquil a Colombia era un hecho y sobre él no cabía discusión alguna. Bolívar se había excedido, sin duda, y se olvidó de aquella frase que puede leerse en su carta a San Martín de 22 de Junio de 1822: “la espada de los Libertadores no debe emplearse sino en hacer resaltar los derechos del pueblo”, pero tenía de su parte el haber sido Guayaquil parte integrante de la Nueva Granada. El envío de tropas al Perú no ofreció dificultades, porque ya Bolívar había resuelto enviar a Paz del Castillo con 1.400 hombres esto es con un contingente casi idéntico al de la división auxiliar de Santa Cruz, pero San Martín hubo de manifestarle que esto no bastaba y que se hacía necesario mayor número de soldados para poner fin a la guerra. Fue entonces que San Martín, con magnánimo desinterés, se ofreció a militar a las órdenes de Bolívar si éste pasaba al Perú al frente de sus divisiones. Bolívar, no por cortesía, sino porque la presencia de uno y otro en el ejército habría de crear dificultades, no aceptó”.

Participantes: Simón Bolivar, José de San Martín

Fuentes:

En: Guillermo Ugarte Chamorro, Historia del Perú. Citado por Walter Rela Tomo III

https://es.wikipedia.org/wiki/Entrevista_de_Guayaquil

31 de julio                           

La provincia libre de Guayaquil se convirtió en el Departamento de Guayaquil, que a su vez formó parte del Distrito del Sur de la Gran Colombia     

Fuentes:

https://es.wikipedia.org/wiki/Guayaquil

Crónicas de 2 siglos 1820-2020 – Nro. 30

Junio 1822

Complicado este junio de 1822 para el Río de la Plata y en especial en la Banda Oriental donde la rivalidad entre los Braganza y los Borbones se mostraba a flor de piel. La idea de hacer una confederación compuesta por las Provincias Unidas del Río de la Plata, Brasil, Portugal y España, en la que se comprometieran a mantener relaciones comerciales y a proteger sus respectivos gobiernos liberales ante la amenaza que la Santa Alianza representaba para el sur de Europa y América en estos inicios de los años veinte.   La independencia de Brasil y la dependencia de la Provincia Cisplatina… de Portugal o Brasil?  Aún estabamos en la guerra por la independencia que estaba lejos de terminar y los malones asolaban las poblaciones del sur de la provincia de Buenos Aires a solo 200 km de la ciudad.

3 de junio                           

Lucas Obes pronuncia un discurso en el Consejo de Estado como procurador general del Estado Cisplatino de adhesión a la política del Regente.

“De ayer para hoi, que distancia! De ayer para hoi, cuantos sucesos! De ayer para hoi que gloria para V.A.R., que ventura para todos nosotros! Ayer no teniamos patria; ayer no teniamos leyes; ayer no teniamos un soberano… Hoi tenemos todo! Y tenemos mas que todo, porque tenemos á V.A.R. – Yo me transporto señor cuando lo refiero tenemos á V.A.R. iris de paz, luz que disipó las tinieblas, y por quien ésta porción encantadora de la América meridional conseguirá mantener su integridad”. Y poco más adelante añadía: “Está vencido el grande paso: lo que resta será obra del tiempo. Que vengan señor los representantes de los pueblos, que se reunan alrededor de V.A. que lo oigan, que lo conozcan, que lo admiren, y que reciban de V.A.R. nuevos testimonios del amor que debemos al fundador de la libertad brasiliana, al amigo de la nación, al digno sucesor de aquel benéfico monarca que primero donó á la playa brasilica el explendor de la magestad, y el germen de una santa independencia. – Y nosotros excmos. señores para perpetuar la memoria de este dia en que comienzan los siglos del Brasil, mandemos grabar en bronce aquellas palabras de S.A.R. en desempeño de mi honor y amor al Brasil, dará la vida por el Brasil”. 

Discurso del procurador General del Estado Cisplatino, Lucas J. Obes, en el Consejo de Estado, Río de Janeiro, 3 de junio de 1822, en Provincias del Río de la Plata. / Montevideo, en El Argos de Buenos Aires. t. 1o, no 52, miércoles 17 de julio de 1822, en El Argos de Buenos Aires, 1822, ed. facsim., cit., t. II, pp. [211]-[212].

Participantes: Lucas José Obes

Fuentes:

Walter Rela, Cronología Histórica documentada Tomo 3

6 de junio                           

Tratados de Amistad y Unión Colombiano-Peruano   

Bolívar, Bernardo de Monteagudo Ministro de San Martín en el Perú y Joaquín Mosquera como representante de la Gran Colombia (después Venezuela, Colombia, Panamá y Ecuador), firman los Tratados de Amistad y Unión Colombiano-Peruano.

Participantes: Bolivar, Bernardo de Monteagudo (1785-1825) y Joaquín Mosquera (1787-1877) 

Fuentes:

Walter Rela, Cronología Histórica documentada Tomo 3

22 de junio                           

Olañeta tomó Jujuy y avanzó sobre Salta, en donde, al estar cercado, firmó el 14 de julio un armisticio y se retiró al Alto Perú. (Guerra en el Norte)   

Olañeta realizó la última incursión en suelo argentino en junio de 1822, llegando hasta Volcán (40 kilómetros al norte de Jujuy). El 6 de diciembre de 1822 se retiró de territorio argentino finalizando la última invasión realista. Su fuerzas permanecieron, sin embargo, ocupando algunos pueblos fronterizos.

Participantes: Pedro Antonio Olañeta

Fuentes:

https://es.wikipedia.org/wiki/Guerra_gaucha

28 de junio                           

El Brg. Alvaro da Costa de Sousa ante la situación provocada por la actitud radical de Lecor jura con sus Voluntarios del Rey (cuerpo militar cuya jefatura ejercía) fidelidad a Juan VI y a la Corte de Lisboa. Se crea el Consejo Militar.

“Y, efectivamente, de inmediato se exteriorizó un sentimiento de protesta por parte de la oficialidad portuguesa, el cual se revela en la proclama del Consejo Militar de 28 de junio de 1822 haciéndose ostensible —como ya indicáramos— un desentendimiento de este Consejo con el gobierno de la Provincia provocado por la actitud del diputado Obes en Río de Janeiro; pronunciamiento y desentendimiento que, a su vez, trajo como consecuencia conflictos y disensiones en el ejército de ocupación que, a poco, aparecerían patentes. Recuérdese a este respecto lo que dijimos en el capítulo sexto de este trabajo acerca del choque de opiniones que dislocaba a las huestes lusitanas estacionadas en la Provincia Oriental, luego de haberse hecho circular en los distintos cuerpos de la División de Voluntarios Reales la mentada proclama y cuando éstos procedieron a deliberar sobre el asunto en ella planteado. Y, particularmente, obsérvese un pasaje de un oficio de Correa da Cámara, de 7 de julio de 1822, —que entonces citáramos— en el cual manifestaba que el referido pronunciamiento había encontrado resistencia en una porción considerable de la oficialidad de la susomencionada División; y lo que además consigna en nota de 13 de julio en la que alude al parecer del 2o. regimiento de Infantería y a una carta del intendente Curado y otra del coronel Flangini.

El Consejo Militar de la División de Voluntarios Reales lanzó una proclama en la que mostraba su apoyo a las Cortes lisboetas y al rey João VI, y desaprobaba la incorporación de la Cisplatina al Brasil, la presencia de Obes en Río de Janeiro como representante de la provincia, y las aspiraciones independentistas de don Pedro:

El Reino Unido, Europa y el mundo entero debe conocer que no tenemos parte en tan ruinosos planes, que nuestro pensar es el mismo que en el medio de transportes de alegría manifestamos, y juramos en el siempre memorable día 20 de marzo del año pretérito; que respetamos la nación, que amamos el rey, y que sabemos ser lo que debemos

Participantes: Alvaro da Costa de Sousa

Fuentes:

Walter Rela, Cronología Histórica documentada Tomo 3

Laura Martínez Renau, Disputas políticas en un territorio de frontera. La incorporación de la

Provincia Oriental a la monarquía bragantina. Universidad de Valencia, 2020

Crónicas de 2 siglos 1820-2020 – Nro. 29

Mayo de 1822

En auge el proceso de independencias de las colonias hispanoamericanas: San Martín declara la independencia en  Perú y Bolívar en Ecuador. Agustín de Iturbide venciendo al poder español es declarado Emperador de México. EEUU reconoce la Independencia de las Provincias Unidas. Estamos a 12 años de 1810 y nuestros criollos pelean tan lejos de nuestro Río de la Plata envuelto en sus problemas internos y la Provincia Oriental ocupada por el Imperio.

3 de mayo    

Estados Unidos de América reconoce la Independencia de las Provincias Unidas.

En tanto no se producía el reconocimiento de las Provincias Unidas, el agente especial en Buenos Aires, John Murray Forbes, hizo gestiones a favor del fortalecimiento de las relaciones bilaterales. Ya hacia fines de 1821, la relativa “normalización” de la situación política en el Río de la Plata mejoró las condiciones para el reconocimiento. El inicio formal del mismo se produjo finalmente el 8 de marzo de 1822, cuando Monroe solicitó al Congreso los fondos necesarios para enviar representantes diplomáticos a Buenos Aires, entre otras capitales latinoamericanas. Así, Estados Unidos reconocía por fin a las Provincias Unidas, constituyéndose en el primer país fuera de América Latina que efectivamente establecía relaciones diplomáticas con la nueva nación independiente.

Participantes: John Murray Forbes, Monroe, Martín Rodríguez, CAESAR A. RODNEY, Carlos Maria de Alvear.

Fuentes:

http://www.vecinosenconflicto.com/2016/07/estados-unidos-y-la-independencia-de.html 

18 de Mayo 

El ejército mexicano proclama Emperador a Iturbide como Agustín I. Al día siguiente lo confirma el Congreso.

Fuentes:

https://es.wikipedia.org/wiki/Agust%C3%ADn_de_Iturbide

19 de mayo                           

Bando de Lecor, para el cuerpo de Voluntarios Reales   

Siguiendo instrucciones del Regente para que el cuerpo de Voluntarios Reales se una a las tropas leales al Brasil, mediante mejor paga. De lo contrario que regresen a Lisboa o se establezcan en Brasil. Ninguna de estas propuestas es aceptada.

Participantes: Lecor, Álvaro Da Costa

Fuentes: Walter Rela, Cronología Histórica documentada Tomo 3

https://es.wikipedia.org/wiki/Invasi%C3%B3n_luso-brasile%C3%B1a

22 de mayo    

El Regente aclamado como “defensor perpétuo de Brasil” y “augusto libertador” en Río de Janeiro, recibe la adhesión del diputado de la Prov. Cisplatina en nota dirigida al MInistro José Bonifacio de Andrada e

Silva.

Fuentes: Walter Rela, Cronología Histórica documentada Tomo 3

24 de mayo

Batalla de Pichincha: permite la independencia de la actual República del Ecuador.   

La batalla de Pichincha ocurrió en las faldas del volcán Pichincha, a más de 3000 metros sobre el nivel del mar, cerca de la ciudad de Quito.  Enfrentó al ejército independentista bajo el mando del general venezolano Antonio José de Sucre y al ejército realista comandado por el general Melchor Aymerich. La derrota de las fuerzas españolas condujo a la liberación de Quito y aseguró la independencia de las provincias que pertenecían a la Real Audiencia de Quito, también conocida como la Presidencia de Quito, la jurisdicción administrativa colonial española de la que finalmente emergió la República del Ecuador. 

Fuentes

https://es.wikipedia.org/wiki/Batalla_de_Pichincha

Participantes:

Antonio José de Sucre, Melchor Aymerich

26 de mayo                           

Proclamación de la independencia del Ecuador.   

Como consecuencia de la victoria de Pichincha el Ejército Patriota entró en Quito. Proclamación de la independencia del Ecuador.

Fuentes:

https://www.banrepcultural.org/biblioteca-virtual/credencial-historia/numero-246/la-independencia-del-ecuador

https://es.wikipedia.org/wiki/Independencia_de_Quito

Participante: 

Antonio José de Sucre

Crónicas de 2 siglos 1820-2020 – Nro. 28

Abril de 1822

7 de abril           

Batalla de Bomboná   

Una vez liberados los territorios de Venezuela y las regiones del norte y centro de la Nueva Granada, el Libertador Simón Bolívar emprende la Campaña del Sur. Ya había mandado al general Antonio José de Sucre a la vanguardia para derrotar a los españoles en Quito y tomar esa ciudad. Pero era necesario desocupar la parte sur de la Nueva Granada que se mantenía todavía en poder de los realistas. Para ejecutar esta audaz estrategia, Bolívar sale de Bogotá y se dirige al sur, en dirección a Pasto, donde antes de ocupar esta población debe vencer a sus defensores, a quienes enfrentó en este día en la sangrienta Batalla de Bomboná, venciéndolos y obligando a los españoles a firmar una capitulación que sellaba la liberación total de la Nueva Granada. 

Participantes:

Simón Bolívar, Basilio Modesto García

Fuente: 

https://es.wikipedia.org/wiki/Batalla_de_Bombon%C3%A1

Historia de Colombia para la enseñanza secundaria. Jesús María Henao,Gerardo 1920. p409. 

7 de abril                           

Batalla de Ica, también conocida como desastre o batalla de Macacona

Los independentistas pierden el control del sur del Perú en la Batalla de Ica. Esta tuvo lugar en inmediaciones de la hacienda Macacona, en Ica, durante la guerra de independencia del Perú. Los reales ejércitos comandados por el general José de Canterac proveniente de Jauja, enviado por el virrey La Serna para cortar el paso a las tropas del general Domingo Tristán que se replegaban desde Ica hacia Pisco, en dirección a Lima tratando de evitar el enfrentamiento con la fuerza de Valdés que avanzaba desde Arequipa. El resultado de la batalla de Ica fue la destrucción de la división de Tristán.

Fuente:

https://es.wikipedia.org/wiki/Batalla_de_Ica

Participantes:

Domingo Tristán y Moscoso

Brigadier General José de Canterac

17 de abril

Carta de Nicolás Herrera al diputado Lucas J. Obes, dándole su parecer sobre el destino de la Prov. Cisplatina.

Correspondencia de Nicolás Herrera a Lucas J. Obes, expresándole el beneplácito por su gestión en la Corte de Río de Janeiro. Argumenta sobre la conveniencia de que la Prov. quede unida al reino de Brasil.

Lucas Obes, Nicolás Herrera eran miembros del club del Barón (Carlos Federico Lecor) luego se van a distanciar de Lecor y comenzaron a desarrollar una discreta oposición al círculo de incondicionales de Lecor.

Fuentes:

Participantes:

Nicolás Herrera, Lucas J. Obes

Walter Rela, Cronología histórica Documentada. Tomo III   

https://es.wikipedia.org/wiki/Club_del_Bar%C3%B3n

Nelson Pierrotti, Volver a la Cisplatina

21 de abril                            

Batalla de Riobamba o Combate de Tapi que asegura la marcha sobre Quito.   

Resonante triunfo patriota en Riobamba (Chimborazo, Región Andina Centro del Ecuador) por las tropas del Cnel. Andrés de Santa Cruz (1792-1865) junto con las del Gral. Antonio José de Sucre (1785-1830). El capitán Juan Galo Lavalle, enviado por San Martín  como refuerzo de las tropas que al mando del mariscal JOSÉ ANTONIO DE SUCRE, operaban en esos territorios, al  mando de 96 Granaderos de los Andes, atacó a los realistas que lo esperaban en la Villa de Riobamba (Ecuador).  Las fuerzas realistas fueron comandadas por el coronel Nicolás López.

Fue un combate de caballería de ambos ejércitos, destacando entre los patriotas la primera carga del comandante argentino Juan Galo Lavalle al mando de un escuadrón del Regimiento de Granaderos a Caballo creado por José de San Martín, de 96 hombres. Esta primera y audaz carga contra la caballería realista de 400 jinetes, supuso otra más del mismo escuadrón, y en su apoyo, viendo su heroicidad y yendo a su emulación, intervinieron en la segunda y definitiva carga de caballería los Dragones y Cazadores montados. Los patriotas triunfaron en el encuentro y entraron en Riobamba.

El comandante Sucre destacó en su parte la «intrepidez de la que habrá raros ejemplos», del mayor Lavalle y su escuadrón. Bolívar distinguió a Lavalle y sus hombres con el título de «Granaderos de Riobamba».

Es conocido localmente como el más brillante combate de caballería en las Guerra de Independencia Hispanoamericana.

Participantes: Juan Galo Lavalle, Cnel. Andrés de Santa Cruz (1792-1865) junto con las del Gral. Antonio José de Sucre, Cnel. Nicolás López

Fuentes:

https://es.wikipedia.org/wiki/Combate_de_Riobamba

21 de abril

Agustín de Iturbide juró como emperador del Primer Imperio Mexicano. 

Presidió la regencia del primer gobierno provisional mexicano. El 18 de mayo de 1822 fue proclamado emperador en las calles de la capital y el Congreso al día siguiente, el 19 de mayo, lo eligió formalmente para jurar su investidura solemne el 22 de mayo siguiente, y coronado dos meses más tarde con el nombre de Agustín I. En diciembre de 1822, Antonio López de Santa Anna proclamó el Plan de Veracruz, provocando que los antiguos insurgentes de ideas republicanas e inconformes con el régimen imperial se levantaran en armas. En febrero de 1823, se firmó el Plan de Casa Mata, como resultado, los borbonistas y republicanos unieron sus fuerzas para apoyar el derrocamiento de Iturbide. El emperador decidió abdicar en marzo de 1823 y se exilió en Europa. Durante su ausencia, el Congreso Mexicano, previamente reinstalado por Agustín I, lo declaró «traidor y fuera de la ley en caso de que se presente en el territorio mexicano, declarándolo como enemigo público del Estado, y a todo aquel que le ayude a su regreso». Iturbide, sin conocer esta resolución, regresó a México en julio de 1824 para advertir al gobierno sobre una conspiración para reconquistar México. Al desembarcar en Tamaulipas fue arrestado y posteriormente ejecutado por un pelotón de fusilamiento.

Participantes: Agustín de Iturbide

Fuentes:

https://es.wikipedia.org/wiki/Agust%C3%ADn_de_Iturbide

https://es.wikipedia.org/wiki/Emperador_de_M%C3%A9xico

https://es.wikipedia.org/wiki/Primer_Imperio_mexicano