¿Cuál es la Historia?

Tres Estados cuentan su relato: Argentina, Brasil y Uruguay

¿Porqué el Uruguay es independiente, cómo fué, que creemos en cada país?

Las versiones comparadas de nuestra Historia vistas desde cada lado

La historia que aprendemos en la escuela, entre nuestros 6 y 12 aproximadamente es una versión que por los mismos destinatarios debe tratar de simplificar y sintetizar los hechos y conclusiones. Es un recorte de la historia oficial, no lo digo peyorativamente, sino que los Estados cuentan su versión de los hechos para justificar su propia existencia. Esta historia que aprendemos de niños y adolescentes con los formatos típicos escolares de los actos conmemorativos y las representaciones, quedan y persisten en nuestra memoria  para toda la vida.

Por ejemplo,¿Cómo recordamos el 25 de mayo de 1810? En general la pintura lo muestra lluvioso y el Cabildo se ve rodeados de una multitud de personas con paraguas pero aparentemente no tenían paraguas, por lo menos la mayoría. ¿Fue lluvioso…? Otra: San Martín fue en un caballo blanco a cruzar los Andes, como lo inmortalizan los pintores y la leyenda, hoy sabemos que lo hizo buena parte en camilla y montado en un burro. ¿Importa al nivel de un chico de 10-12 años? 

Obra del artista Ceferino Carnacini realizada en 1938 que ilustró los billetes argentinos de la segunda mitad del siglo XX

De todas maneras estos acontecimientos no se ven desvirtuados por la recreación artística y escolar, ambos hechos el 25 de mayo y el cruce de los andes por San Martín fueron ciertos.

Muchas de estas enseñanzas como tantas de la escuela, sobreviven a través del tiempo y formarán parte de la explicación que le damos a las cosas. Los estudios posteriores y la experiencia muchas veces, no profundiza, ni modifica esas concepciones escolares para dar lugar a un conocimiento más profundo y en algún punto más preciso o verosímil.

Entonces voy a abordar en este punto: ¿Qué dice la historia escolar sobre lo que pasó en las Provincias Unidas del Río de la Plata en la guerra con el Brasil para quedar divididos en dos países?.  No obstante en el conflicto hay un actor más:  Brasil. Por lo tanto vamos a ver que dicen ellos también. 

Para esto he elegido textos escolares de la enseñanza  K-12 de cada país de cada pais.

Versión Oriental (Uruguay) del Uruguay

De la Biblioteca Digital Ceibal hemos tomado algunos textos publicados de Nahum, Benjamín, Breve historia del Uruguay independiente, Banda Oriental 2011, destinado a estudiantes y docentes de educación pública.(ANEP)

Capítulo IV La Independencia

La resistencia a la anexión estalló pronto entre los orientales: el Cabildo el Cabildo de Montevideo Consolidaría el comercio  y la asociación secreta de patriotas “Los caballeros orientales” protagonizaron en 1823 una revolución que fracasó por falta de apoyos suficientes. Muchos debieron exiliarse en Buenos Aires desde donde prosiguieron los trabajos revolucionarios.

Estos hallaron concreción en 1825: un pequeño cuerpo expedicionario de no más de 40 hombres comandado por Juan Antonio Lavalleja, conocido por la posteridad como los 33 orientales desembarcó en el territorio oriental el 19 de abril de 1825. Recogiendo otra vez la adhesión de gauchos y caudillos, toda la campaña los apoyó y se pudo constituir un Gobierno provisorio en Florida el 14 de junio.

Este Gobierno designó a Lavalleja como jefe militar y convocó a elecciones para una asamblea que el 25 de agosto de 1825 proclamó la independencia de la provincia y su Unión a las demás provincias Unidas del Río de la Plata.

Frente a las victorias orientales sobre los brasileños en rincón el 24 de septiembre y sarandí el 12 de octubre el Congreso constituyente argentino decidió aceptar la incorporación de la provincia oriental hecho que provocó la declaración de guerra de Brasil a las provincias Unidas del río de la plata el 10 de diciembre tras el triunfo de las fuerzas provinciales en Ituzaingó el 20 de febrero de 1827 se abrieron paso las tratativas de paz con la mediación de Gran Bretaña que se sentía perjudicada en sus intereses por la guerra en el río de la plata Y el bloqueo brasileño al puerto de Buenos Aires.

Lord Ponsonby, enviado de Londres, propuso como solución la independencia total de la provincia (medio de restablecer la paz en el plata que consolidaría el comercio inglés y forma de impedir que fueran dos grandes Estados Brasil y Argentina los que dominarán en exclusividad del estuario del río)

La idea de la independencia absoluta había ganado también a la mayoría de los orientales los que no eran ni serían jamás argentinos y brasileños esa solución fue la que se adoptó en definitiva por la convención preliminar de paz del 27 de agosto de 1828 que tenía serios defectos pues no establecía los límites del nuevo estado fuente de conflictos futuros con el fronterizo brasil y reconocía la voluntad independentista del pueblo oriental.

Brasil y las provincias argentinas ratificaron la convención el 4 de octubre de 1828 y el 22 de noviembre se instaló la Asamblea Legislativa y constituyente del Estado que procedió a redactar una Constitución que finalmente se estableció régimen presidencialista en el Poder Ejecutivo un legislativo integrado por la Cámara de Senadores y la Cámara de Diputados alta Corte de Justicia derechos y libertades individuales religión católica oficial aunque se podría deducir de otros artículos del texto a la libertad de cultos administrativo centralizado elección del presidente de la República por la Asamblea General reunión de ambas cámaras provisión a los militares para integrar el legislativo y suspensión de la ciudadanía y por lo tanto del derecho a votar a los peones jornaleros Y A los analfabetos Entre otros estos dos últimas disposiciones Dejaron fuera de la vida política a la mayoría de la población YA muchos de los dirigentes políticos más importantes por su condición de militares restándole vigor la norma constitucional y debilitando su vigencia en el futuro La Constitución fue jurada el 18 de julio de 1830 y así nació y así comenzó el Uruguay su vida independiente

Resumen

El ansia de libertad de los orientales renovada con la cruzada libertadora estímulo ambiciones territoriales de los Estados vecinos que entraron en guerra para apropiarse de este territorio la intervención de Inglaterra trajo la paz pero la independencia fue el fruto de la incesante lucha de los orientales.”

Versión Occidental (Argentina) del Uruguay

Nuevo Manual Estrada VI grado, Editorial Estrada, Segunda Edición 1966

Manual que usé cuando hice el mi sexto grado de primaria allá por 1971 en la ciudad de Buenos Aires

Los portugueses, según vimos, habían ocupado la Banda Oriental. En 1821 resolvieron incorporarla a sus dominios con el nombre de provincia Cisplatina;  luego en 1822, cuando el Brasil se proclama independiente de Portugal convirtiéndose en Imperio, aceptó la resolución anterior y declaró al Uruguay incorporado a su territorio.

El Gobierno de Martín Rodríguez (Gobernador de la Provincia de Buenos Aires entre 1820-1824)  encargado de las Relaciones Exteriores de nuestra patria inició gestiones diplomáticas para obtener por medio conciliadores y pacíficos la devolución de la banda oriental a las provincias Unidas en septiembre de 1823 el doctor Valentín Gómez presentó ante la corte brasileña-  Seis meses después, el gabinete imperial rechazaba la gestión diplomáticos del plenipotenciario argentino negándose categóricamente a la devolución por considerar legítimos los títulos en que Brasil apoyaba su dominio sobre la provincia oriental; aducía que los mismos habitantes, por libre espontánea voluntad, aceptaban unir su suerte a los destinos del pueblo brasileño. Nada sin embargo, era más contrario a la verdad. Fracasada su misión el diplomático argentino volvió a Buenos Aires en abril de 1824 y dio cuenta a su Gobierno de todo lo actuado, así como de las notas cambiadas.

La publicación de dicha piezas diplomáticas, ordenada por el ministro Rivadavia en los últimos días del Gobierno de Rodríguez, hizo conocer la verdadera situación del país. Las demás provincias comprendieron que sin emplear la fuerza, no se conseguiría nunca la libertad de la provincia usurpada.

La situación era delicada para el Gobierno de Buenos Aires: la cuestión de la Banda Oriental creaba un nuevo motivo de reunión de un Congreso de todas las provincias que el Gobierno porteño convocó, según hemos visto

Durante el Gobierno del general las Heras (Gobernador de la Provincia de Buenos Aires entre 1824 y 1826) surgió la amenaza de un conflicto armado con el Brasil que no fue posible impedir. A principios de 1825, un grupo de patriotas uruguayos asilados en nuestro país resolvieron iniciar una campaña para liberar su suelo natal. Encabezados por Juan Antonio de lavalleja iniciaron desde San Isidro la célebre expedición de los “Treinta y tres orientales”, en abril de 1825. El 19 de ese mes desembarcaron en La Agraciada; obtuvieron la esperada adhesión popular y tras varios combates pusieron sitio a Montevideo. En junio de 1825 un entusiasta Congreso reunido en la Florida proclamaba la reincorporación de la Banda Oriental a las Provincias Unidas. El Congreso general constituyente reunido en Buenos Aires aceptó la incorporación de la Banda Oriental en octubre de ese año; en noviembre se rompían relaciones con el brasil y en diciembre de 1825 el imperio declaraba la guerra a las Provincias Unidas del Río de la Plata. Mientras tanto, el Gobierno de Buenos Aires había tomado precauciones. Desde principios de 1825 el general las Heras había formado y enviado a Concepción del Uruguay, en Entre Ríos un Ejército Nacional de 8000 hombres que puso bajo las órdenes del general Martín Rodríguez y que fue denominado “Ejército de Observación” también armó una flota que fue comandada por el prestigioso almirante Brown; la legislatura de Buenos Aires dictó una ley que proporcionaba al Gobierno los fondos necesarios para costear esos preparativos militares.

La declaración de guerra del imperio tuve tuvo graves consecuencias políticas para nuestro país. Se consideró necesario crear un Gobierno general desapareció la autonomía de la provincia de Buenos Aires y el Gobierno de las Heras que debió haber concluido normalmente 1828 desapareció el 7 de marzo de 1826.

Ley de presidencia y designación de Rivadavia

La guerra con el Brasil creó la necesidad de un Gobierno central fuerte. El Congreso dispuso la creación de un Poder Ejecutivo nacional, desempeñado por un ciudadano que llevaría el título de Presidente de las Provincias Unidas del Río de la Plata. El 7 de febrero de 1826 el Congreso eligió Presidente a Don Bernardino Rivadavia (1826-1827), casi por unanimidad.

La guerra con el Brasil

En diciembre de 1825 el Gobierno de Brasil declaró la guerra a las Provincias Unidas del Río de la Plata sabemos también que un Ejército dirigido por el general Martín Rodríguez se mantenía en observación junto al río Uruguay.

A fines de enero de 1826 el general Martín Rodríguez cruzaba el río Uruguay con las fuerzas argentinas y pasaba a la Banda Oriental donde se incorporaron los cuerpos voluntarios uruguayos organizados por Lavalleja. Por entonces Rivadavia ya había asumido la presidencia de las Provincias Unidas y había encomendado a su ministro de guerra, Carlos de Alvear, el mando del Ejército Republicano.

El Ejército Nacional o Ejército Republicano, consiguió poner en servicio 9000 hombres. El Ejército imperial brasileño tenía bajo las armas 20.000 hombres a las órdenes del marqués de Barbacena. Alvear dispuso oportunamente el avance hacia el estado brasileño de Río Grande del Sud, Y después de triunfar en los combates de Camacuá, Bacacay, Yerbal y Ombú resolvió librar una acción decisiva contra las fuerzas imperiales.

Los argentinos, hábilmente dirigidos por jefes veteranos como Paz, Lavalle, Rodríguez, Soler, Olavarría Mansilla, Brandsen, Iriarte y Lavalleja, entre otros, obtuvieron una brillante victoria: ambos ejércitos se encontraron en los llanos de Ituzaingó el 20 de febrero de 1827. Después de varias horas de combate el Ejército Imperial fue completamente derrotado; los brasileños se retiraron en desorden hacia el norte. 

Por su parte, Brown combatía a la escuadra brasileña que había bloqueado Montevideo y Buenos Aires, derrotándola sucesivamente en Los Pozos (cerca de Buenos Aires), Quilmes y Punta Lara, y por fin, decisivamente en el combate de Juncal (isla situada en el desembarco del río Uruguay), el 9 de febrero de 1827.

Gestiones de paz con el Brasil

A pesar del triunfo de sus armas, tanto en tierra como en el Río de la Plata, a la situación de las Provincias Unidas será difícil; más aún, por supuesto, la del Brasil. Ambos gobiernos iniciaron gestiones en Londres para solicitar el apoyo británico y tratar de convenir la paz entre nuestro país y el Imperio. El Gobierno inglés – cuyo primer ministro era en ese momento el gran estadista George Canning –  designó representante suyo a Lord Ponsonby, que ofreció, primeramente al Imperio y después a las Provincias Unidas, la siguiente alternativa para llegar a la paz: o la Provincia Oriental se incorpora otra vez a sus hermanas del Río de la Plata mediante una indemnización pecuniaria al Brasil, o se declaraba independiente….. Rivadavia recibió con reserva esta última proposición; temía la reacción popular pues la opinión pública siempre había considerado a la Banda Oriental como parte integrante de las Provincias Unidas. Pero después de muchas reflexiones y seguro de contar con el apoyo del general Alvear y de los principales jefes del vencedor ejército argentino aceptó la sugerencia; la situación política del momento indicaba que era oportuno aceptar la sugestión británica.  Rivadavia envió entonces al Brasil a don Manuel J García con instrucciones precisas de aceptar una de las dos propuestas británicas.

Inexplicablemente el doctor García firmó un tratado de paz totalmente opuesto al que le señalaban sus instrucciones. Según sus cláusulas, las Provincias Unidas, vencedoras en la contienda resultaban totalmente vencidas: entregaban al Brasil la Provincia Oriental, que quedaba incorporada legalmente al Imperio; se obligaban además a destruir definitivamente Las fortificaciones de la isla de Martín García y a declarar la libre navegación del Río de la Plata.

Renuncia de Rivadavia y nueva disgregación política del país

El insólito tratado firmado por García fue rechazado con indignación por Rivadavia y el Congreso de Buenos Aires. El gran estadista se sintió profundamente afectado; el repudio de la Constitución de 1826, además significaba el fracaso de su política centralista. Desalentado Rivadavia resolvió alejarse de la vida pública y presentó su renuncia al Congreso el 27 de junio de 1827. 

El Congreso en su sesión del 30 de junio de 1827, aceptó la renuncia, y en la sesión del 3 de julio dictó una ley que disponía su propia disolución, por lo que ella establecidas sólo seguiría funcionando el Congreso hasta que se instalará la nueva Convención Nacional. A la vez, se dejó en libertad la provincia de Buenos Aires para darse nuevamente sus propias instituciones. 

Desaparecido por segunda vez el gobierno nacional,  vuelve a componerse la historia de nuestro país de varias historias paralelas. El 13 de julio de agosto de agosto de 1827 asumió el coronel Manuel Dorrego el cargo de gobernador de la provincia de Buenos Aires. El presidente provisional Vicente López y Planes elevó entonces su renuncia al Congreso, este quedó disuelto pocos días después el gobernador de Buenos Aires tomó a su cargo las relaciones exteriores de todas las provincias y además los asuntos de la guerra internacional.

La paz con el imperio

Triunfadoras en ituzaingó y en Juncal, las Provincias Unidas estaban empero exhaustas financieramente y presas, como vimos de graves conflictos internos; por su parte el Brasil no tenía más remedio que enfrentarse con su completa derrota militar y naval. Llegado al poder, Dorrego reanudó las negociaciones y envió a Río de Janeiro como representantes argentinos a los generales Tomás Guido y Juan Ramón Balcarce, que el 27 de agosto de 1828 firmaron el tratado preliminar de paz en el que se reconocía la independencia de la Banda Oriental este tratado fue ratificado en Montevideo por el Brasil y las Provincias Unidas el 4 de octubre de 1828.

La paz con el Brasil, a pesar de haber contado con la aprobación de los caudillos provinciales, fue recibida muy fríamente en Buenos Aires; era lamentable que el triunfo de nuestras armas tuviera por consecuencia la pérdida de un territorio que siempre había formado parte de las Provincias Unidas.

Versión del Brasil

Tomada de del Portal Brasil Escola

https://guerras.brasilescola.uol.com.br/seculo-xvi-xix/guerra-cisplatina.htm

Guerra de la Cisplatina

Siglos XVI al XIX

La Guerra de la Cisplatina (1825 – 1828) fue un conflicto entre el Imperio de Brasil y las Provincias Unidas del Río de la Plata por el control de la Cisplatina (actual Uruguay).

La Guerra de la Cisplatina fue un conflicto librado por el Imperio de Brasil contra las Provincias Unidas del Río de la Plata (actual Argentina) por el control de Cisplatina, una región que ahora conocemos como Uruguay. Esta fue la primera guerra en la que Brasil participó como nación independiente y duró de 1825 a 1828. El resultado de la confrontación fue desastroso para Brasil, que, además de perder la Cisplatina, tuvo que amargar una intensa crisis económica.

¿Por qué ocurrió la guerra de la  Cisplatina?

La región de la Cisplatina (actual Uruguay) ha sido un lugar de tensión y fricción desde el período colonial. La disputa por la Cisplatina fue planteada por los historiadores en 1680, cuando la Corona portuguesa autorizó la construcción de un fuerte en la orilla oriental del Río de la Plata. En ese momento apareció la Colonia del Sacramento.

La Colonia de Sacramento fue objeto de una intensa disputa entre portugueses y españoles. Se firmaron varios tratados territoriales entre las dos naciones, como el Tratado de Madrid (1750), el Tratado de El Pardo (1761) y el Tratado de Santo Ildefonso (1777). Sin embargo, a pesar de los tratados, la disputa y la incertidumbre sobre el control de Sacramento se mantuvieron durante el siglo XIX.

Desde 1808, D. João VI transfirió la corte portuguesa a Brasil debido a la invasión de Portugal por las tropas napoleónicas. El impacto de esto en Brasil fue inmediato, incluido el tema de las relaciones internacionales. En represalia por la acción española para permitir que las tropas francesas crucen su territorio para invadir Portugal, D. João ordenó la invasión del Sacramento y nombró a la región Cisplatina.

Hubo dos invasiones de los portugueses en la región. En 1816, la Cisplatina fue invadida definitivamente y agregada al territorio del Reino de Portugal, Brasil y los Algarves. Las tropas brasileñas fueron dirigidas por Francisco Frederico Lecor y formadas por aproximadamente 14 mil soldados. Los objetivos, según la lista de Chico Castro, eran dos | 1 |:

  • Reunir bajo el dominio portugués las colonias españolas;
  • Expulsar a un revolucionario local llamado José Artigas.

La ocupación de la Cisplatina por Portugal aumentó la tensión y el desgaste que existían en la región del plata porque el Comandante Lecor estaba muy molesto con la población local, actuando de manera autoritaria. Además, el desgaste del Reino de Portugal con las Provincias Unidas, especialmente con la élite de Buenos Aires (Buenos Aires), había aumentado considerablemente.

En 1822, Brasil declaró su independencia bajo el liderazgo de Don Pedro I, y se confirmó la anexión de Cisplatina al territorio brasileño. La región incluso envió representantes a la Asamblea Constituyente que redactó la primera Constitución de Brasil (que fue rechazada por D. Pedro I en 1823).

Debido a la tensión permanente en la Cisplatina, una rebelión comenzó en 1825, organizada por Juan Antonio Lavalleja. En esta rebelión, Lavalleja y sus aliados (conocidos como los «33 Orientales») declararon la separación de Cisplatina de Brasil y su vínculo con las Provincias Unidas. La actitud de Lavalleja surgió porque él y sus aliados estaban siendo apoyados material y financieramente por los porteños.

Objetivos

Los objetivos de cada lado se pueden resumir de la siguiente manera:

Brasil: Poner fin a la rebelión de la Cisplatina y recuperar el control de la región.

Uruguay: desde el movimiento dirigido por Lavalleja, el objetivo principal era anexarse ​​a las Provincias Unidas, pero había uruguayos que abogaban por la independencia.

Provincias Unidas: Garantizar la anexión de la Cisplatina a su territorio.

Batallas de la Guerra de la Cisplatina

Pedro I, Emperador de Brasil (Imagen)

El 10 de diciembre de 1825, el Brasil de D. Pedro I declaró la guerra a las Provincias Unidas, marcando el comienzo oficial de la Guerra de la Cisplatina. **

Una vez que estalló la rebelión de la Cisplatina, la acción del emperador fue intervenir militarmente para evitar la pérdida de la provincia. La rebelión comenzó en abril de 1825, y las acciones tomadas por el emperador a partir de entonces fueron entendidas por los historiadores como apresuradas. Chico Castro sugiere dos errores capitales cometidos entre el comienzo de la rebelión y la declaración formal de guerra | 2 |:

  • Decreto de diciembre de 1825 que impedía el movimiento de barcos en los puertos de la región del Río de la Plata;
  • Anuncio de D. Pedro I que ofrece recompensas por la captura de Lavalleja y Frutuoso Rivera (aliado militar de la rebelión).

Las acciones de D. Pedro I solo sirvieron para agravar el estado de ánimo en la Cisplatina. Además, el alto gasto y la truculencia de Lecor contra la población local no sirvieron para Brasil. La guerra se declaró oficialmente el 10 de diciembre de 1825, pero los historiadores señalan que antes de eso había habido batallas entre las tropas brasileñas y republicanas (rebeldes de la Cisplatina).

Para empeorar las cosas para Brasil, la economía estaba en ruinas, y el Imperio apenas podía pagar su funcionamiento. Aun así, D. Pedro I decidió declarar la guerra a las Provincias Unidas en la fecha mencionada. Durante el conflicto, se libraron algunas batallas, la mayoría de ellas conflictos a pequeña escala. Algunas de las batallas de la Guerra de la Cisplatino fueron:

Batalla del Rincão das Galinhas: se libró en septiembre de 1825, y las tropas brasileñas fueron derrotadas.

Batalla de Juncal: Batalla naval de febrero de 1827 en la que la Armada brasileña fue derrotada.

Batalla de Ituzaingó: batalla librada el 20 de febrero de 1827 en la que, nuevamente, las tropas brasileñas fueron derrotadas.

Conclusión: ¿Quién ganó la guerra de la Cisplatin?

La derrota sufrida en la Batalla de Ituzaingó fue muy dura para las tropas brasileñas, ya que alrededor de 1.200 brasileños murieron en ella. Poco después, Brasil acordó iniciar negociaciones para abordar la asignación definitiva de la Cisplatina a los uruguayos. El resultado de esta negociación fue la firma de la Convención Preliminar de Paz el 27 de agosto de 1828. En ese momento, Brasil firmó el fin de sus reclamos territoriales sobre Cisplatina y aceptó la derrota militar.

Sin embargo, debe considerarse que los argentinos tampoco lograron sus objetivos, ya que al comienzo del conflicto los uruguayos habían anunciado su conexión con las Provincias Unidas. En este acuerdo, argentinos y brasileños acordaron poner fin a sus reclamos a la Cisplatina y a la independencia de la región. Así surgió la República Oriental del Uruguay.

Consecuencias

Las consecuencias de esta guerra para Brasil fueron muy serias. En primer lugar, la guerra amplió la crisis económica que golpeó al país. El gasto en el conflicto fue enorme y quebró la economía brasileña. Además, esta situación se vio agravada por el hecho de que durante los años de guerra la Casa de la Moneda emitió grandes cantidades de dinero, lo que causó su devaluación.

La guerra también contribuyó a erosionar la imagen de D. Pedro I. El emperador había estado erosionándose continuamente desde 1822 debido a su autoritarismo. Al final de la guerra, la derrota y la crisis económica hicieron caer su popularidad.

| 1 | CASTRO, Chico. La noche de las botellas. Brasilia: Senado Federal, Junta Editorial, 2013, p. 122)

| 2 | Igual, p. 124-125.

* Créditos de imagen: Commons

** Créditos de imagen: Georgios Kollidas y Shutterstock

Por Daniel Neves, Graduado en HistóriaPintura de Juan Manuel Blanes retratando os 33 orientais, o grupo que declarou a separação da Cisplatina do Brasil e sua vinculação com Buenos Aires.*

Pintura de Juan Manuel Blanes retratando os 33 orientais, o grupo que declarou a separação da Cisplatina do Brasil e sua vinculação com Buenos Aires.*         

Parar leer: ¿A quién debería pertenecerle la banda oriental? Elementos para comprender la Independencia de Brasil a partir del Río de la Plata João Paulo Pimenta

Mis observaciones

Estaba tentado a escribir conclusiones… pero  dejó las mismas a los lectores, yo voy a a tratar de sintetizar las posiciones de cada parte.  Estoy en pleno estudio de estas cuestiones y las iré comentando con el tiempo para ilustrar el juicio de los interesados, por lo tanto quizás alguna vez escribiré mis conclusiones.

Por un lado desde la versión uruguaya de Benjamín Nahum me transmite la idea de que la independencia del territorio uruguayo fuera algo que se comenzó a gestar aún antes de 1810 y que logra su objetivo luego de la guerra del Brasil.  La versión Argentina apunta diametralmente opuesto y ve a la Banda Oriental, a la Provincia Oriental como una parte que se separa luego de la Guerra con el Brasil.  La guerra ganada en las armas y perdida en la diplomacia. Por eso eso se escucha en Argentina que   “Uruguay es/era una provincia nuestra”.

La versión de los hechos desde el Brasil, da cuenta de derechos preexistentes sobre esa región y por lo tanto lamenta la pérdida del mismo. Si el actual Uruguay y Argentina tienen una visión más de voluntades de pueblos pugnando por sus ideales, el Brasil parece centrarse más en el territorio mismo. No en vano hemos escuchado ese chiste brasilero que dice: ¿Qué es el Uruguay? Una provincia brasileña con 3 millones de argentinos.

Como siempre y con mucho gusto recibiré sus comentarios, correcciones y aportes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.